• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Dos personas ingresaron a un negocio de ropa usada a plena luz del día, a pie y sin taparse el rostro para robar un botín estimado en C$80,000 y US$1,200.

“Dame la llave”, exigió uno de los delincuentes a la cajera del negocio mientras le apuntaba en la cabeza, relató Gustavo Padilla, auxiliar de la bodega del negocio Pacas Miller, ubicado en el kilómetro 4.5 de la carretera Panamericana Norte.

Los asaltantes redujeron a los cuatro empleados, obligándolos a introducirse en una de las bodegas, confirmó Padilla en declaraciones a los periodistas que acudieron al lugar del atraco.

Para suerte de los maleantes la cámara de seguridad instalada en la entrada al negocio de ropa usada no estaba funcionando por falta de fluido eléctrico en el sector, reveló el dueño del negocio, quien pidió que no fuera revelada su identidad.

“Los vecinos nos han dicho que desde ayer (miércoles) no hay energía eléctrica en el sector”, aseguró el propietario del negocio, quien aseguró que esta es la primera vez que son víctimas de robo.

Para esclarecer el robo la Policía hizo uso de la técnica canina, pero extraoficialmente se informó que el canino no pudo seguir las huellas de los asaltantes porque el sitio estaba contaminado por la existencia de huellas de otras personas.