Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Con lesiones leves en el cuerpo, pero con una gran herida en el corazón, llegó al Juzgado Tercero Local Penal de Managua, Jairo Guillermo Chamorro Rivera, quien le pidió al juez Ernesto Rodríguez Mejía justicia por la muerte de su vástago de nueve años, quien falleció después de que Orestes Edmundo Morán Ruiz, de 42 años, irrespetó una señal de tránsito con el bus que conducía y catapultó la moto en la que iban padre e hijo.

La solicitud tuvo eco en el administrador de justicia, quien le decretó la prisión al conductor de la ruta 169, porque al momento de los hechos éste conducía de manera imprudente y temeraria, a la vez que desatendió la señal de alto, lo que provocó el accidente que vulneró la integridad física de las víctimas.

El accidente ocurrió en las inmediaciones de la Sandack del Mercado Iván Montenegro hace cuatro días. La audiencia inicial del juicio por homicidio imprudente y lesiones leves imprudentes será el seis de marzo.

Para el abogado de Morán, Juan Danilo Díaz Balmaceda, el juez no debió decretar la prisión preventiva contra el conductor de bus, tal como lo solicitó la fiscal Mirna Benita Siles, la cual no debió ser admitida, porque es como imponerle una pena anticipada, además que aún se presume inocente.

Pero el judicial fundamentó su decisión en las pruebas, sobre todo la resolución de las autoridades de Tránsito, la naturaleza del delito, las circunstancias del mismo, el daño causado y la probable pena a imponer que supera los cinco años de prisión.