• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuatro de los cinco jóvenes degollados ayer en un barrio de Liberia, Guanacaste, Costa Rica son nicaragüenses, según la más reciente publicación hecha por el diario La Nación de ese país en relación con el múltiple crimen.

En un primer momento se dijo que una de las víctimas era de origen nicaragüense, pero hoy se ha confirmado que son cuatro las que tienen relación directa con este país.

Entre las víctimas está Dayana Martínez Romero, de 24 años nació en Nicaragua, pero desde niña radicaba en Costa Rica junto con sus abuelos maternos, indicó hoy el Diario Prensa Libre.

La nicaragüense vivía con sus abuelos maternos desde tierna, pues cuando tenía cinco días de nacida murió su mamá, relató al diario Prensa Libre su abuelo materno, Juan Martínez, quien habita en Upala, Costa Rica.

En el múltiple crimen también fue asesinado el nicaragüense Ariel Vargas Condega, originario de Moyogalpa, Isla de Ometepe, quien supuestamente pidió posada a las otras cuatro victimas la noche en que los asesinaron.

Entre las otras tres víctimas están el costarricense Joseph Briones, de 22 años, quien era hijo de nicaragüenses, e Ingrid Méndez Serrano, 24 de años, de nacionalidad costarricense, pero de padre nicaragüense.

En el caso de Briones y Méndez , se les considera nicaragüenses porque la Constitución establece que todo hijo de nacional, aunque haya nacido fuera del país, automáticamente adquiere la ciudadanía de esta nación centroamericana.

Sospechoso aborda taxi

El Diario Prensa Libre también dio a conocer que un taxista alertó a las autoridades que un joven, del cual no se brindó ninguna característica física, lo abordó como pasajero y sospechan que pueda tener nexos con el múltiple crimen.

El hombre, descrito como delgado, vestía ropa oscura, lentes oscuros grandes y portaba un maletín negro, habría pedido al taxista que lo llevara a la terminal de los buses que van hacía la frontera entre Costa Riuca y Nicaragua (Peñas Blanca).

“Se apersona un taxista informal de Liberia y manifestó que un sujeto desconocido se veía nervioso, le había preguntado dónde se tomaban los buses para la frontera. El taxista lo llevó a la parada municipal, ahorita vio la noticia y le pareció extraño, por eso, vino a dar la información”, detallaron los agentes policiales al diario Prensa Libre.

Esto motivó que las autoridades costarricenses hayan reforzado la vigilancia en la frontera de Nicaragua para evitar que el sospechoso logre salir del país.