•  |
  •  |
  • END

La falta de precaución fue la causa fundamental en las muertes accidentales de un policía y del pasajero de un autobús durante el fin de semana.

Las victimas de las tragedias son el agente de la Dirección de Tránsito, Henry Daniel Ricarte Mercado, de 28 años, y Domingo Antonio Hernández Largaespada.

El primero en morir fue el agente Ricarte Mercado, quien estrelló su cabeza contra un poste del tendido eléctrico al perder el control de su motocicleta.

La tragedia aconteció a la altura del kilómetro ocho de la carretera nueva Managua-León, y, se debió, paradójicamente, a que el policía de tránsito no llevaba puesto su casco protector.

Los familiares de Ricarte, quien habitaba en el barrio “Villa Hermosa”, en Ciudad Sandino, informaron que al momento del accidente la víctima regresaba de su trabajo.

Por otra parte, Domingo Hernández Largaespada, de 52 años, cayó mortalmente bajo las llantas traseras del autobús que cubre la ruta 111, donde viajaba como pasajero.

Largaespada, quien murió de forma inmediata según el informe policial, cayó cuando intentó descender de la unidad de transporte colectivo antes que se detuviera.

Por esta tragedia, ocurrida de “La Caimana” cinco cuadra al este, la Policía retuvo a Francisco Javier Galeano, chofer de la unidad de transporte colectivo.