•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Increíble fue la saña demostrada con un hombre, a quien primero le desfiguraron el rostro a golpes y luego lo lanzaron a un abismo de 25 metros de profundidad. Éste fue uno de los asesinatos acontecidos durante el fin de semana, según el reporte de la Policía.

El hecho se registró en la comarca Hierba Buena, municipio de Waslala, en la finca del productor Martín Fonseca, según la denuncia que interpuso el ciudadano Gregorio López Jarquín, quien aseguró que andaba buscando unos semovientes cuando observó que una bandada de zopilotes volaba cerca de un barranco, y pensando que era alguna vaca que había muerto se fue a investigar.

Fonseca aseguró que se llevó tremenda sorpresa al observar que en el fondo del abismo se encontraba el cuerpo de un ser humano, por lo que dio parte a las autoridades policiales, las que se movilizaron al lugar para realizar las investigaciones correspondientes y lograr identificar el cadáver.

Los agentes sacaron el cuerpo del abismo, el que presentaba tres machetazos en la cabeza y otro en la espalda, además de que los asesinos le habían desfigurado el rostro a golpes, para que no pudiera ser reconocido. El infortunado no tenía ningún documento que lo identificara, por lo que fue trasladado al centro de salud, en espera de que alguien lo pudiera reconocer.

Fue así que el cuerpo fue reconocido como Manuel de Jesús Zeledón Montoya, quien habitaba en la Comarca Yaró, municipio de Waslala, y era originario del municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega, pero ya tenía varios años de vivir en Waslala.

La Policía señaló que ya tienen a un sospechoso reconocido, sobre quien están dirigiendo las investigaciones, ya que aparentemente el crimen se debe a problemas pasionales, porque el fallecido había convivido con la mujer de su enemigo, años atrás, pero serán la investigaciones las que determinarán las verdaderas causas de este crimen.

Dispara y huye

Otro que perdió la vida, pero de un balazo en el abdomen, es el ciudadano Freddy Jarquín Galeano, de 24 años, víctima de Róger Rayo Treminio, quien después de dispararle se dio a la fuga.

Este hecho sangriento se registró en la comarca San Agustín, kilómetro 67 de la Carretera Panamericana, según la denuncia que interpuso la ciudadana Josefa del Socorro Torres González, de 32 años, quien aseguró que a su casa se presentó Victoriano Torres Manzanares, para manifestarle que a Freddy lo habían herido.

La denunciante se dirigió al lugar para investigar lo que había pasado y efectivamente encontró a Freddy con una herida en el abdomen.

Las investigaciones realizadas por la Policía aseguran que la víctima estaba tomando con sus hermanos, René, José, Saúl y Ulises, en la cantina de Reyna Moreno, cuando bajó de un bus de transporte colectivo Róger Rayo.

Rayo se disponía a montarse en un caballo, cuando salió Ulises de la cantina, armado con un pistola calibre 22, y sin discutir disparó, a lo que el agredido respondió con su arma de fuego.

Pocos minutos después salió Freddy de la cantina, pero al intervenir fue recibido a balazos. Uno de los proyectiles le penetró en el abdomen, mientras el autor de los disparos logró escapar dejando en el suelo a su víctima, que fue asistida por sus hermanos y vecinos para trasladarla de emergencia al Hospital Alemán Nicaragüense, de Managua, donde falleció cuando estaba siendo intervenido quirúrgicamente.

Las investigaciones realizadas por las autoridades policiales señalan que la causa principal de este hecho es un litigio que había entre ambos familias. La Policía investiga el paradero de Róger para que pague por el crimen cometido.