•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Alrededor de 80 agentes policiales con la técnica canina ejecutaron este miércoles a eso de las 5:30 p.m. un fuerte operativo en zonas rurales y urbanas de la ciudad de Diriamba, en busca del asesino y violador en serie Herlio José Jarquín Cortés, alias “Furia y Toro”.

El operativo se extendió hasta las 7:30 p.m. bloqueando las entradas y salidas del Carmen, Walter Pavón, El Rancho, San Sebastian y Santa Clara, desplegándose por toda la carretera sur, desde Diriamba, las Cuatro Esquinas y San Marcos.

Pese a todo el esfuerzo hecho por la Policía Nacional de Managua y Carazo, alias “Furia y Toro” no ha podido ser capturado, sin embargo continúa una búsqueda exhaustiva.

Pobladores sienten temor

Habitantes de las comunidades de Las Mercedes, El Aguacate y San Juan de la Sierra, rompieron ayer el silencio y decidieron hablar con El Nuevo Diario y admitieron que sienten mucho temor de alias “Furia y Toro”porque los niños ya pronto regresarán a los salones de clases.

Reymundo Gómez, originario de la comunidad La sierra, perteneciente a la ciudad de Diriamba, dijo sentir temor por sus hijos, esposa y nietos, debido a que van a lavar y a bañarse a los ríos cercanos a la comunidad.

“Aquí a cada rato se ve que pasa la patrulla con los perros, hay bastante resguardo policial, pero ese hombre es bien astuto, mi miedo es que los niños ya van a regresar a la escuela, nos queda muy largo, hay niños que tienen que pasar quebradas y ríos para poder llegar a clases y con ese hombre suelto no podemos estar tranquilos. Yo por lo menos, mientras no atrapen a ese bandido, mis niños no salen de la casa, no irán a la escuela este año”, dijo Gómez, viendo hacia el cielo.

Asimismo, el profesor de primaria de iniciales J. R, quien no quiso revelar su nombre por el temor que siente hacia el prófugo, confesó que tiene que recorrer más de 15 kilómetros para poder llegar a la escuela rural donde imparte clases.

“Tengo que bajar y subir una quebrada, luego paso dos ríos, eso lo hago en una motito, pero la dejo en una casa para luego caminar tres kilómetros, porque mi lugar de trabajo está en Guascatán Barranco Ballo, una comunidad donde dicen que ese hombre camina, tengo fe que lo capturarán antes del regreso a clases”, expresó el joven.

Dichas comunidades están a unos 15 kilómetros de la ciudad de Diriamba y  existen tres ríos, El Guayacán, río La Planta y Río Chiquito, los cuales desembocan en los ríos La Flor, en Casares.

“Todas estas comunidades se comunican con otras por medio de los ríos y quebradas, por eso ese hombre no sale de estas zonas, pero nosotros como pobladores estamos en alerta y lo que nos queda es pedirle a Dios que lo agarren, porque dicen que mata, viola a las mujeres y niños, queremos que manden si es posible a todo los integrantes del ejército”, concluyó diciendo entre lágrimas Clementina Delgado, habitante de San Juan de la Sierra.⁠⁠⁠⁠