Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEGA

Ángel Noel Landero Martínez, de 21 años, aún no se explica cómo pudieron acabar con la vida de su padre, a quien dos hombres por supuesta venganza le hicieron cinco disparos en diversas partes del cuerpo.

El hecho se registró el pasado 27 de febrero, a las 9 y 10 minutos de la mañana, en la comarca El Bote, en el lugar conocido como Yaoska, frente a la finca de César Obregón, en El Cua, Jinotega.

La víctima es José Ángel Landero Picado, de 59 años, quien el día que fue asesinado salió de su casa a bordo de una motocicleta Yamaha, azul y blanco, modelo 175, sin placa, con dirección a El Bote, en busca de combustible, pero cuando había avanzado al menos 150 metros de distancia de su casa le realizaron dos disparos que le impactaron en el antebrazo izquierdo, con orificio de entrada y salida.

Sin embargo, continuó avanzando en la motocicleta, pero a unos 20 metros otro sujeto identificado como Elías Zeledón Rodríguez, de 31 años, presuntamente le salió por atrás, sobre un callejón, y le hizo cuatro disparos en la espalda con orificio de salida en el tórax. José Angel perdió el control de la dirección de la moto y cayó al suelo.

Seguidamente, los criminales, aprovechándose de que éste estaba muerto, le sustrajeron un revólver calibre 38 con su respectiva portación, valorado en 10 mil córdobas, más 700 córdobas en efectivo y un reloj, según atestiguó su hijo, quien aseguró que la causa del asesinato fue venganza, aunque no especificó de qué naturaleza.