• |
  • |
  • Edición Impresa

En Jinotega se realizó ayer la audiencia preliminar contra José Hilario Olivas Umanzor, quien decapitó al joven Oneybin Borge Acuña de 21 años, cuando este se encontraba sentado en un cafetín de Wiwilí.

El juez de distrito penal de audiencia, Erick Carvajal, le nombró a un defensor público.

El judicial afirmó que le impuso prisión preventiva, porque existe peligro de evasión de justicia, tomando en cuenta el domicilio del acusado que es sobre la rivera del Río Coco.

En la relación de hecho, el Ministerio Público señala que el 25 de diciembre del año 2016 a las diez de la mañana, la víctima Oneybin Borge Acuña se encontraba sentado en una silla del cafetín de la ciudadana Yelsin Matilde Herrera López, ubicado en la comunidad el Malecón, en el municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega, hasta donde llegó el acusado José Hilario Olivas Umanzor armado con un machete.

El Ministerio Público señala que el ahora acusado aprovechando que la víctima estaba distraída, de manera sigilosa se le acercó por la espalda y sin mediar palabra con la víctima le dio con el machete que llevaba en la mano derecha.

La defensa a cargo del doctor Henry Rizo Fernández trató de desestimar los requisitos presentados por el Ministerio Público, manifestando que no reunía los elementos necesarios para que se admitiera la acusación, además que su representado estaba lesionado y que necesitaba ser sometido a un tratamiento médico.

A pesar de todos los argumentos, el doctor Carvajal señaló que la acusación reunía los requisitos para aceptar la acusación y estableció la audiencia para el día 14 de febrero a las ocho de la mañana.

Asimismo, ordenó remitir al acusado al hospital Victoria Motta para que sea tratado médicamente por las lesiones.