•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La venganza de un joven bisexual es el móvil de los disparos hechos desde una camioneta la mañana del pasado domingo en Vila Flor Sur con el propósito de matar a Mery Menbreño Martínez.

José Francisco Vargas Espinoza, de 21 años, uno de los acusados era novio de Dyen  Pineda Nahúm, pero a la vez sostenía una relación sentimental con Jorge Luis Chavarría  Rojas, de 44, otro de los procesados.

La planificación del fallido crimen fue por Vargas, Chavarría y Richard McKearin Elizondo quien facilitó la pistola y la camioneta utilizada para atentar contra la vida de Mery Menbreño.

Richard McKearin  también fue quien hizo los disparos en dirección contra la vivienda habitada por Menbreño, refiere la acusación fiscal.

A los tres procesados la Fiscalía los acusa por homicidio en grado de tentativa. En el caso de Richard McKearin Elizondo también enfrenta cargos por portación ilegal de armas.

Fotos comprometedoras

En la acusación fiscal se indica que la venganza se origina porque Menbreño a petición de Dyen Pineda publicó en la red  social Facebook las fotografías con contenido íntimo donde aparecen Vargas y Chavarría.

Las dos amigas se pusieron de acuerdo para la población de las fotos en desquite porque supuestamente Vargas en círculos de amigos las habían denigrado  llamándolas prostitutas.

Los comentarios contra las mujeres por parte de Vargas  se habrían producido  después que  Dyen Pineda le  reclamó a su novio luego de recibir las fotografías que dejan al descubierto un romance gay.

En el limbo

La situación legal de los tres acusados se resolverá hasta el próximo 9 de febrero después que el juez Julio César Arias dio un plazo de seis días para resolver un incidente por incompetencia jurisdiccional presentado por dos de los abogados defensores.

En el referido incidente, las defensas de Chavarría y Elizondo alegan que el juez Arias no es competente para conocer de la acusación por tratarse de un homicidio en grado de tentativa cuya pena en caso de ser declarados culpables no excede de tres años de prisión.

Los promotores ofrecen como prueba la misma acusación del Ministerio Público donde provisionalmente el hecho se tipifica como homicidio en grado de tentativa.