•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional hizo públicas las fotografías de dos de los asesinos del teniente coronel Juan Carlos Vallejos Caracas, identificados como Gerald José Corea Santana y Luis Ismael Gutiérrez Sampsom, quienes están prófugos de la justicia.

Ambos sujetos acompañaban a Bernardo José Leiva García, conocido como “Sasa”, quien es señalado por la Policía y testigos oculares como la persona que disparó contra la humanidad de Vallejos Caracas, la noche del pasado sábado, en la Villa Segovia, detrás del Mercado Mayoreo.

La División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional confirmó la existencia de un plan de búsqueda y captura contra los dos implicados, en tanto Leiva García fue remitido a los tribunales, el pasado lunes.

La muerte del teniente coronel Vallejos Caracas ocurrió la noche del viernes 27 de febrero en el barrio Concepción de María, de la antigua Ferretería Cuatro, cuatro cuadras al este y una cuadra al sur, en el Distrito Seis de Managua.

La información ofrecida por Relaciones Públicas confirma que además del jefe militar,también fueron víctimas de los tres delincuentes los ciudadanos Oscar Arróliga Martínez, Pablo Alberto Blandón Álvarez, Yorlin Gisell García Ruiz y Norman Mendoza Miguelena, todos sometidos a robo con intimidación.

Los tres delincuentes con armas de fuego y a bordo de bicicletas BMX ingresaron al Billar Liver Pool, ubicado en el costado este del Mercado Mayoreo, donde sometieron a punto de pistolas al ciudadano Oscar Arróliga Martínez, a quien intimidaron y despojaron de mil 500 córdobas y otras pertenencias. Dos de los delincuentes realizaron disparos y luego huyeron en las bicicletas.

Más víctimas

Los tres delincuentes en su huída tomaron la ruta de este a oeste hasta salir en la entrada de los rieles del barrio Concepción de María e interceptaron a José Luis Carballo Álvarez, quien estaba acompañado de su sobrino, Pablo Alberto Blandón Álvarez. Los dos ciudadanos fueron intimidados con las mismas armas de fuego y los despojaron de 100 córdobas y documentos de identidad.

Tras cometer el segundo delito, pasaron de la Ferretería Cuatro, cuatro cuadras arriba y una al sur, y detectaron a una pareja que estaba sentada en una piedra. Yorlin Gisell García Ruiz y Norman Mendoza Miguelena fueron intimidados por los delincuentes, para que le entregaran un teléfono celular V3 que tenía Miguelena.

Los delincuentes fueron descubiertos por vigilantes callejeros quienes alertaron sobre el robo usando sus silbatos, según la Policía, esto provocó que los delincuentes comenzaran a disparar contra ellos y fue en ese momento que intervino el teniente coronel.

Vallejos Caracas estaba fuera de su vivienda en una pulpería y se dirigió hacia donde estaban los delincuentes. Éstos dirigieron su ataque hacia el militar, quien sacó su pistola Ceska, intercambiando disparos con ellos. El militar logró herir a uno de ellos, pero recibió el disparo en el abdomen que terminó con su vida.