•  |
  •  |
  • END

CARAZO

Corinia Cecilia Dávila Narváez, de 40 años, nunca pudo acudir a su cita médica para vigilar su salud visual, porque encontró la muerte cuando esperaba en las afueras de la UNAN-Carazo, un microbús que la llevara a su destino, en la capital.

De acuerdo con testigos, cuando la mujer subía a la unidad de transporte colectivo, la puerta del microbús interlocal se cerró y le provocó golpes en la cabeza. Una ambulancia del Benemérito Cuerpo de Bomberos la remitió al Hospital “Lenín Fonseca”, donde expiró en horas de la madrugada del martes.

Adelina Dávila Narváez, hermana de la fallecida, relató a EL NUEVO DIARIO que Corinia pidió vacaciones en su trabajo para realizarse unos exámenes en los ojos, y cuando se iba a subir al microbús éste arrancó. La cabeza quedó prensada al cerrarse la puerta, y ella se desmayó en el acto.

Rápidamente la trasladaron al Hospital del Maestro, en Diriamba, y luego la llevaron al centro asistencial capitalino, donde falleció por trauma craneoncefálico.

La Policía de Tránsito de Carazo logró capturar al momento del suceso al irresponsable conductor Francisco José Calero González, de 30 años, originario de La Concepción, Masaya, quien manejaba el microbús blanco, placas MY-7637, que cubre la ruta Jinotepe-Managua. Éste no portaba licencia de conducir, según aseveró a este rotativo la jefa de Tránsito, Dora Luz Romero.

Por su parte, María Luisa Narváez, familiar de la víctima, sin poder contener el llanto hizo un llamado a la Policía Nacional y al Ministerio de Transporte para que haga algo para detener el dolor y el luto entre las familias nicaragüenses. “Mi hermana dejó en la orfandad a una niña de siete años que gracias a Dios nos tiene a nosotras, pero fue injusto cómo le arrebataron la vida a una inocente, los conductores de los ‘intermortales’ piensan que las personas somos como cucarachas, que no tenemos sentimientos”, lamentó.

Según investigaciones de las autoridades de Tránsito, este hecho es un homicidio imprudente, por irrespeto a la Ley de Tránsito 431, numeral 28, que prohíbe estacionarse en lugares que no son autorizados, como bahías, además de que estos microbuses son expresos y no tienen por qué detenerse en ningún lugar, van desde su origen hasta su lugar de destino, según la Ley de Transporte 524. Pero los usuarios manifiestan que las legislaturas sólo quedan en teorías, porque en la práctica el desorden siempre reina en este gremio.

Es importante mencionar que en lo que va del año ya se han reportado siete fallecimientos por accidentes de tránsito en Carazo, de los cuales tres los han causado los conductores del transporte colectivo.