•  |
  •  |
  • END

“Piadoso” resultó ser el jefe de una banda de delincuentes que al mediodía de ayer martes robó una camioneta en el barrio Ducualí y secuestró al chofer, porque prohibió a sus compinches matar al hombre plagiado.

Efraín Hernández Vallejos, de 54 años, quien tiene un mes de laborar como chofer en el negocio “Impresiones Espinoza”, es el hombre a quien los asaltantes se llevaron secuestrado hasta la carretera que conduce a la comarca Cofradía, donde lo dejaron abandonado.

Hernández, quien durante las casi tres horas de cautiverio permaneció boca abajo y con una pistola apuntándole a la cabeza, dijo a los periodistas que sus captores se comunicaban entre sí aparentemente vía telefónica.

“Uno de ellos dijo: ya lo tenemos, y preguntó si me pegaban un balazo en la cabeza, pero parece que el jefe le ordenó que no lo hiciera”, narró Hernández.

El afectado, quien conducía la camioneta blanca, Toyota, placas 054 621, afirmó que los hombres que robaron el automotor portan pistolas automáticas.

Al atardecer de ayer las autoridades policiales todavía desconocían el paradero del vehículo, mientras entrevistaban a Hernández.