•  |
  •  |
  • END

Boca abajo, sobre una calle polvosa del marginal barrio Nueva Vida, que se localiza al oeste de Ciudad Sandino, terminaron los días del quinceañero Junior Alexander Portobanco Mejía, quien recibió dos impactos de bala a manos de jóvenes rivales.

El crimen de Portobanco desencadenó en un rápido operativo policial que dejó como saldo la captura de cuatro jóvenes sospechosos de haber participado.

Amigos de la víctima que presenciaron el suceso, dijeron que el joven recibió un impacto de bala en el abdomen y otro en el tórax, éste le quitó la vida de forma automática.

El adolescente, quien no estudiaba y tampoco trabajaba, según las primeras investigaciones de la Policía, era parte de un grupo de habitantes de la Primera Etapa de Nueva Vida, quienes tienen rencillas con los de la Segunda Etapa.

Inmediatamente después del homicidio, la Policía realizó varias capturas en calles y casas cercanas a la escena del crimen.

Entre los capturados por las autoridades figuran Martín Tomás Ruiz, Nelson Rubí, y un joven a quien su padre sólo identificó como Víctor Manuel.

Las autoridades policiales informaron que los jóvenes capturados no necesariamente son los autores del crimen, pero sí se trata de “personas de interés policial”, es decir, con antecedes policiales.