•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Francisco Javier Sandoval Montoya, se llamaría el bebé que Arlen Montoya de 22 años, traería al mundo, pero aunque no pudo ver la luz del día su muerte por la vía del aborto ya es parte de las estadísticas policiales.

Esto porque Arlen Montoya denunció en la Estación II de Policía a una pariente,  a quien acusa de haberla agredido el pasado 29 de enero en una riña familiar.

“Yo perdí a mi bebé que tenía seis meses de gestación porque mi pariente me agredió y tuve que defenderme”, aseguró la joven madre, mientras esperaba la entrega del feto.

Montoya explicó que el altercado con su pariente fue el 29 de enero, ella sufrió el aborto cuatro días después perdiendo al fruto de sus entrañas.

La denunciante aseguró que los resultados de la pericia médica practicada al feto le serán dados a conocer por el Instituto de Medicina Legal, IML en un término de un mes.

Del resultado del informe forense depende que las autoridades policiales prosigan con las investigaciones o cierren el caso.