•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juicio a José Hilario Olivas Umanzor, acusado de decapitar a un joven de 21 años en diciembre pasado, lucía hoy ante el juez una enorme cicatriz en su cabeza, producto de la golpiza que recibió tras cometer el crimen.

Olivas Umanzor también lloró ante el juez de distrito penal de audiencia del departamento de Jinotega, Erick Carvajal, cuando esta mañana decidió mandarlo a juicio, acusado de asesinar a Oneybin Borge Acuña, de 21 años edad.

El acusado lloró. Francisco Mendoza /ENDCarvajal aceptó la acusación presentaba por el Ministerio Público. El juicio está programado para el 9 de marzo a la 9 de la mañana.

El juez dijo que en el intercambio de información y prueba del Ministerio Público, representado por Marlon Rolando Leiva Flores, había reunido suficientes elementos para mandar la causa a juicio, ya que todos señalan a Olivas Umanzor de ser la persona que decapitó al joven de 21 años en el comunidad el Malecón, municipio de Wiwilí.

El Ministerio Público señaló que demostrará en Juicio Oral y Público que Olivas Umanzor es la persona que, armada con un machete, decapitó a Borge Acuña cuando este se encontraba sentado en una silla del cafetín de Yelsin Matilde Herrera López, el 25 de diciembre del año pasado.

Después de asesinar al joven, Olivas Umanzor trató de escapar amenazando con al machete a los pobladores que trataban de detenerlo, pero al final fue neutralizado al sufrir golpes en la cabeza y otras partes del cuerpo.

Olivas Umanzor terminó ese día muy golpeado, amarrado con mecate y fue entregaron a la Policía.

La cicatriz del acusado es visible. Francisco Mendoza/ENDAgentes policiales lo trasladaron de emergencia en ese momento al hospital Victoria Motta, de Jinotega, donde fue atendido de emergencia, pero por la gravedad del caso fue remitido al hospital Lenín Fonseca, en Managua, donde lograron salvarle la vida.

La defensa del procesado, a cargo de Henry Dixon Fernández, no refutó el intercambio de información y prueba presentado por el Ministerio Público, aduciendo que será en juicio oral y público que procederá a rebatir las pruebas.

Este martes la defensa alegó que la mayoría de los testigos no son directos, sino referenciales.