Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Investigado por parricidio es acusado por violación
Doble es el “clavo” que tiene José María Lúquez Aguilar, porque siendo investigado por la supuesta autoría del delito de parricidio en perjuicio de su mujer, Vanessa Jarquín Paiz, fue acusado en el Juzgado Tercero Penal de Audiencias por la presunta coautoría de robo con intimidación seguido de violación en perjuicio de un joven y su novia de 22 años, ilícito por el cual la juez Henryette Casco le giró orden de captura ayer. Por los mismos hechos también fue acusado Petronio Enmanuel Mejía, a quien la judicial le decretó este miércoles la prisión preventiva y lo remitió a juicio para el diez de mayo de este año. El escrito acusatorio suscrito por la fiscal Ana Elí Ordóñez indica que el robo y violación ocurrió el 18 de enero, en Monseñor Lezcano, en horas de la madrugada, cuando la pareja de novios circulaban por la calle y fue interceptada por los dos imputados. Mejía aparentemente le colocó un machete en el cuello al caballero, mientras Lúquez Aguilar presuntamente tomaba del cuello a la muchacha para obligarla a entregar todas sus pertenencias. Agrega el escrito que el novio de la joven logró huir en busca de ayuda, lo que habría sido aprovechado por Petronio Enmanuel para llevar a la dama al porche de una vivienda ubicada a diez metros del lugar del atraco, donde al amparo de la noche presuntamente la mancilló. En ese momento apareció el novio de la dama y dos señoras vecinas más para ayudarla, pero encontraron a Mejía desnudo sobre la víctima, sin embargo salió corriendo al verse descubierto. La Policía lo capturó hasta ahora y siguen buscando al segundo imputado, quien según una fuente fiscal salió libre en el Juzgado Octavo Penal de Juicio por vencimiento de término, donde tenía una causa pendiente por un atraco en perjuicio de Western Union.

Juez deshace injusticia

La injusticia que hizo la Policía al incautarle todos sus bienes a una persona que nada tuvo que ver con el frustrado asalto a Financiera Fama-sucursal Primero de Mayo, fue desecha por el juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, quien le devolvió a Omar Enrique Hernández Granera el carro con el cual se gana el pan de cada día para él, su mujer y sus cuatro hijos, incluyendo uno con capacidades diferentes. Todos ellos estaban pasando necesidades, porque como su padre no estaba trabajando, no podían ir a la escuela, ni tenían que comer porque a su madre no le estaban fiando en las pulperías y sobre toda la familia pendía un embargo porque Hernández debía dos abonos de una deuda. Ayer, el juez celebró una audiencia especial para escuchar al taxista y devolverle a él y a su cadete todos los bienes que les incautaron a raíz de la captura de José Antonio López, Jorge Luis Lovo Méndez y Manuel de Jesús Ruiz García, supuestos miembros de la banda de “Toño Cobra”, quienes enfrentarán juicio oral y público el próximo 17 de marzo, porque ayer no hubo quórum para conformar el tribunal de jurados que conocerá la causa. De los ochos candidatos a miembros de jurado que llegaron, tres fueron excluidos y recusados porque la primera era analfabeta, el segundo señaló que era evangélico y no podía juzgar a nadie y la tercera, doña Martha Jerez, fue asaltada hace diez días por un sujeto que le colocó un revólver en la cabeza para despojarla de un celular, lo que supone un prejuicio para juzgar a una persona acusada por robo. Para conformar tribunal de jurados se necesitan seis personas.