•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que Sonia Mendoza Roa, asesinada por su expareja a machetazos, inició la relación con Marvin López, manifestó ser un hombre posesivo y excesivamente celoso, recuerda su madre de crianza, Santos Mendoza. No podía verla platicando con nadie, porque le reclamaba fuertemente.

“Yo vivía pensando en ella, porque hace más de año y medio que ella se había ido de aquí”, dijo Santos, quien calló y entre sollozos agregó: “¡Y cuando miro que la traían en el ataúd y me dijeron que el hombre le quitó la vida!”.

A las siete de la mañana de ayer fue sepultada Sonia Mendoza Roa. Su asesino cometió el femicidio luego de venir de Costa Rica, adonde había viajado para trabajar. Ella tenía otra pareja debido a que él desapareció durante un año. 

Según los testigos, la buscó en varias comunidades hasta encontrarla y en un cafetal la esperó, la botó y luego le dio varios machetazos que le quitaron la vida. 

“Yo lo que quiero es que a ese hombre no lo dejen salir, que lo castiguen porque lo que hizo con mi niña no tiene nombre. Como yo vivo en Guadalupe no me daba cuenta de lo que pasaba, pero ello me contaba que era un hombre celoso, por eso le dije que si era así que mejor se apartara, pero no pudo, hasta que la asesinó”, señaló Santiaga Flores, madre biológica de la joven.

Las dos mujeres manifestaron sentir miedo por las represalias que puede cometer el asesino. Ambos procrearon a una pequeña de tres años, quien se encuentra amparada por sus abuelas maternas. 

Lea: Mujer muere apuñalada en un bar, pero nadie interviene

Junto a la tumba ayer se encontraba Ricardo Mendoza, hermano de la fallecida, quien dijo que lo que este hombre hizo con su hermana “fue una salvajada”, por lo que también esperan que las autoridades hagan justicia. Hoy viernes, a las nueve de la mañana, está programada la audiencia preliminar del femicida debido a que la acusación fue introducida ayer.

Con el asesinato de Sonia son tres las mujeres que han sido víctimas de femicidio en este departamento, incluyendo la joven de San Pedro del Norte que fue asesinada cuando se disponía abordar un bus de transporte colectivo que la llevaría al municipio de Río Blanco y Jessenia Suyén Montenegro Morán, quien fue asesinada en una gasolinera en esta ciudad.

Según el Artículo 8 de la Ley 779, “la violencia hacia la mujer en cualquiera de sus formas y ámbitos debe ser considerada una manifestación de discriminación y desigualdad que viven las mujeres en las relaciones de poder, reconocida por el Estado como un problema de salud pública y de seguridad ciudadana". 

Además: Chinandega: Hombre admite femicidio