•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En prisión preventiva tendrá que esperar el juicio oral y público José Manuel Santamaría Aburto, acusado por el Ministerio Público de trasladar a cuatro migrantes ilegales, de origen cubano, desde Peñas Blancas hasta la frontera con Honduras.

Santamaría Aburto es uno de los cuatro miembros de un grupo organizado que se dedicaba al tráfico de migrantes y era investigado por la Dirección de Inteligencia Nacional desde octubre de 2016. Tres de los miembros ya habían sido capturados en noviembre pasado y remitidos a juicio en diciembre.

En la audiencia preliminar, celebrada ayer en el Juzgado Noveno de Distrito Penal de Audiencia de la capital, la Fiscalía, representada por Geisel Reyes, detalló que el presunto traficante de migrantes era el encargado de recibir a los ciudadanos de origen cubano en Peñas Blancas y en un vehículo liviano color azul, cuya placa no se dio a conocer, los trasladaba hasta la capital.

Ya en Managua, el presunto culpable albergaba temporalmente a los migrantes en un cuarto ubicado en el barrio Los Rugama, km 12 ½ carretera sur, seguidamente los trasladaba en una camioneta hasta el departamento de Chinandega.

DIFERENTES RUTAS

Los acusados utilizaban tres rutas: la primera, desde el municipio de La Paz Centro, continuaban por el empalme de León Viejo hasta salir a Malpaisillo; la segunda, se trasladaban por la carretera vieja a León hasta salir a Izapa y la última, por el sector de Nagarote.

Según la Fiscalía el grupo estaba conformado por Elio Mena Gutiérrez, Danilo Pérez, Nelson Pérez y el acusado José Manuel Santamaría Aburto.

La Fiscalía expuso que Mena Gutiérrez era el responsable de la organización y se encargaba de cobrar a cada uno de los migrantes entre US$200 y US$300, para trasladarlos desde Peñas Blancas, Rivas, hasta Chinandega. Entre las pruebas presentadas por la Fiscalía se encontraban recibos de ocupación de los vehículos utilizados por el grupo, celulares, entre otras. Sin embargo, la abogada defensora, Glenda Gutiérrez, dijo que ninguna prueba mencionaba específicamente a Santamaría Aburto, por lo cual pidió a la jueza que dictara otra medida cautelar, alegando que Santamaría era padre de familia y único sustento de su hogar.

No obstante, la jueza Indiana Gallardo, admitió la acusación fiscal y dictó prisión preventiva para Santamaría por ser un delito grave y señaló que la causa "ya iba caminando".

Gallardo ordenó que el juicio sea de tramitación compleja. La audiencia inicial está programada para marzo. La fecha y hora serán comunicadas posteriormente.