•   Managua y Rosita, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía traslada en estos momentos de Siuna, en la Región Autónoma del Caribe Norte, a Managua a los cinco acusados de quemar la semana pasada en un ritual religioso en Rosita a Vilma Trujillo García, un caso que ha provocado indignación en Nicaragua, en especial porque la mujer murió este martes.

Esta mañana dos patrullas policiales trasladaban desde Siuna a Managua a los cinco sospechosos, incluyendo al pastor Juan Gregorio Rocha Romero y a una mujer. 

Trujillo García sufrió graves quemaduras en el ritual religioso practicado el pasado miércoles y este martes se informó que falleció en el hospital Antonio Lenín Fonseca, en Managua, adonde había sido trasladada debido a la gravedad del caso.

En un primer momento, los acusados estaban en Siuna, donde se esperaba que pasaran a juicio, pero a última hora todos han sido trasladados a Managua.

El abogado Isidro Trujillo Hernández defiende a Eneyda Orozco Téllez, quien ha sido involucrada en el polémico caso.

Trujillo Hernández se limitó a decir que Orozco Téllez es señalada de haber tenido “una revelación”, sin entrar en más detalles.

En los juzgados de Siuna, los tres hijos menores de edad de Orozco Téllez estaban a las afueras, esperando por ella.

En Managua

Juan Ramón Espinoza. Fátima Tórrez/ENDPor otro lado, un amigo de la familia, Juan Ramón Espinoza, quien está en Managua, indicó que la víctima, Trujillo García, deja a dos niños en la orfandad.

Lea más: Joven mata a su familia y hace fiesta sobre su tumba

Espinoza será quien traslade el cuerpo de Trujillo García y explicó que la mujer será velada en la comunidad San Antonio o en San Miguel, en Casa del Alto, a unos 50 kilómetros de la cabecera departamental de Bluefields, Región Autónoma del Caribe Sur.

En el hospital Antonio Lenín Fonseca también está el esposo de Trujillo García, de nombre Reynaldo Peralta, quien esta mañana dio detalles del caso, como puede leerlo haciendo click aquí.

La víctima, de 25 años de edad, fue lanzada a una hoguera el pasado 22 de febrero por un grupo de personas lideradas por el pastor Rocha Romero, supuestamente para “sacarle los demonios”.

La mujer quedó con quemaduras en el 80 % de su cuerpo y finalmente falleció este martes.