•   Siuna  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juan Gregorio Rocha Romero, supuesto pastor y uno de los cinco acusados por asesinato en contra de Vilma Trujillo García, justificó las acciones que cometieron y que desembocaron en la muerte de la joven este martes, mismas que han sido calificadas por líderes católicos y evangélicos como fanatismo y extremismo extremo.

Cuando esta mañana la Policía inició el traslado de Siuna a Managua de  él y de los  otros cuatro acusados, Rocha Romero señaló que fue el demonio que según él poseía a Trujillo García el que la hizo caer en la hoguera el pasado 21 de febrero, mientras le practicaban un ritual de “sanación”.

Trujillo García, de 25 años y madre de dos menores de edad, murió la madrugada de este martes en el Hospital Lenín Fonseca debido a las quemaduras de segundo y tercer grado que sufrió en el 80% de su cuerpo al ser lanzada a una hoguera y luego abandonada en un barranco en la comunidad El Cortezal, en Rosita.

Aparte del supuesto pastor, los acusados por este caso son Pedro José Rocha Romero, Franklin Jarquín Hernández, Tomasa Rocha Romero y Esneyda del Socorro Orozco Téllez, ya que estos participaron en el aislamiento de la joven por más de seis días y en el posterior ritual en el que fue lanzada a una hoguera.  

Según la acusación presentada por la Fiscalía, Juan Gregorio Rocha Romero llegó el 15 de febrero a la casa de la víctima para realizarle una oración de sanación, pero después decidió llevarla a la iglesia “Visión Celestial” de las Asambleas de Dios, lugar donde la joven permaneció hasta el día en que le practicaron el ritual.

Retenida en la iglesia

Y es que de acuerdo a dicha relación de hechos, en la madrugada del 21 de febrero la acusada Esneyda del Socorro Orozco Téllez les dijo a los congregados en el denominado grupo de sanación que había recibido una revelación de Dios, indicándole que debían amarrar a la joven, llevarla cerca de un fuego, orar por ella y lanzarla a las llamas para que el “demonio” saliera de su cuerpo.

Al ser abordado por los medios, Juan Gregorio Rocha Romero insistió en que Trujillo García estaba “endemoniada” y que ellos solo oraron por ella.

“Dios había ordenado que teníamos que poner un fueguito, pero el espíritu la suspendió y cayó al fuego, cuando estábamos orando la vimos que estaba en el fuego y procedimos a sacarla”, comentó.

Sin embargo, la acusación refiere que el ciudadano Miguel Ángel Zamora, quien se encontraba al momento del ritual, trató de impedirlo al observar que el mismo ponía en riesgo la integridad física de Trujillo García, pero hicieron caso omiso a su llamado y prosiguieron.

El documento agrega que fue Zamora quien sacó de las llamas a la joven y que esta acción provocó el enojo de los responsables del ritual, por lo que se fueron del sitio.