•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un total de 57 años de prisión  pidió la Fiscalía este martes  para  los hermanos Wilfredo y Javier Carmona Solís, quienes fueron declarados  culpables por el crimen del  niño costarricense Samuel Orozco, de 12 años.

Los  hermanos Carmona Solís también fueron encontrados culpables por el  asesinato frustrado de Kevin Orozco Davis, de 15  años,  primo del niño estrangulado y por robo agravado en perjuicio de los dos menores.

De interés: Les atribuyen dos asesinatos en Managua

La  fiscal auxiliar, Zeila Buitrago, pidió que los criminales sean sentenciados a 30 años de cárcel por el asesinato de Samuel Orozco; 20 por el asesinato frustrado y siete años por el robo agravado.

La representante del Ministerio Público justificó la solicitud de la pena máxima por cada delito señalando que hubo alevosía y ensañamiento  por parte de los indiciados contra las víctimas.

El hecho ocurrió la mañana del 3 de junio de 2016, cuando los niños se dirigían  a una milpa en una motocicleta en el Distrito Pocosol, Cantón San Carlos, Provincia de Alajuela, en Costa Rica, cuyo robo fue el móvil del crimen y  del  asesinato frustrado, según la acusación fiscal.