•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los abogados de nueve condenados por la masacre de simpatizantes sandinistas, el 19 de julio del 2014, apelaron bajo el argumento de duda razonable.

Los defensores de los nueve condenados por la masacre  pidieron a los magistrados de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, (TAM) que sea anulada la sentencia dictada por el juez Noveno Distrito Penal de Juicio de la capital, Edgard Altamirano, que otorgó  penas que van desde 143  a 175 años de prisión.

El abogado Marlon Aburto, quien defiende a tres de los sentenciados, sostiene que los testigos que declararon en el juicio  en su mayoría eran policías.

En la masacre murieron cinco personas y otras 40 resultaron heridas. Las víctimas en esa fecha regresaban de celebrar el 35 aniversario de la Revolución en la Plaza la Fe, de Managua.   

Los condenados son Leonel Antonio Poveda, Zacarías Cano, Wilfredo Balmaceda, José Cortez Dávila, Walter Balmaceda Ruiz, Eddy Gutiérrez Delgadillo y Jairo Obando Delgadillo.

Los delitos por los cuales fueron condenados  son asesinato, lesiones gravísimas, crimen organizado y portación ilegal de armas.

Oliver José Meza Raudez es acusado también por encubrimiento en perjuicio de la administración de justicia del Estado de Nicaragua.

De los 12  condenados inicialmente, están libres Erick Salgado González y los hermanos José y Gregorio Tórrez Espinoza, quienes fueron sentenciados a dos años de prisión por daño agravado y ya cumplieron su condena.

Los tres campesinos habían tirado piedras a los buses donde se transportaban las víctimas para hacerlos reducir la velocidad, previo a los disparos.