•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Continúan las labores de búsqueda y rescate del joven José Antonio Cordero, quien desapareció de las aguas de Padre Ramos después de participar en un servicio religioso de la Primera iglesia de Dios, que dispuso para el pasado fin de semana el bautizo de los miembros de esa congregación.

Las rogativas de los familiares tampoco cesan. A la orilla de la playa, muy cerquita de donde las olas se desvanecen se encuentra su madre, Ana María Martínez, pidiendo al cielo que aparezca el cuerpo del segundo de sus tres hijos.

Martínez, pasada las doce del día, recibió la noticia de que su padre, José Antonio Soza, murió en la sala de Cuidados Intensivos del Hospital “España”, donde fue recluido días atrás a consecuencia de una prolongada enfermedad que lo postró en cama.

Una lancha va al mar a buscar al joven desaparecido. Carol Munguía/END“De todas formas tendremos un segundo día que velamos a mi hijo y a mi padre”, decía la desconsolada madre, quien revivió la muerte del primero de sus hijos, el año pasado. A ella solo le sobrevive una hija.

De interés: Chinandegano es asesinado en Costa Rica por otro nica

Informaciones de María Cristina Medal, Directora del RCF Noticias, dio cuenta que una lancha de la Fuerza Naval del Pacífico está asumiendo la búsqueda del chavalo en la circunscripción donde podría aparecer, mientras que lanchas de pescadores se lanzaron a la mar, en solidaridad con la madre de Cordero, que ruega que el mar le devuelve a su muchacho. Todos los esfuerzos fueron infructuosos hasta el envío de esta nota.