•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ricardo Fraunbeerger Vallejos, uno de los cuatro acusados de traficar con 21 migrantes ilegales de origen cubano que estaban alojados en un hotel capitalino se declaró culpable del delito de tráfico de migrante ilegales.

“Pido perdón a la sociedad por lo que hice. No sabía lo que estaba haciendo porque estaba tomando licor” dijo Ricardo Fraunbeerger al declararse culpable ante el juez Alfredo Silva Chamorro.

En el inicio del juicio,  el personal de seguridad del Complejo Judicial Central de Managua retiró de la sala de audiencia a un hombre que teléfono celular en mano  se dio a la tarea de filmar al juez y a los periodistas sin estar autorizado.

Extraoficialmente se informó que es juez suplente en Matagalpa y que es hermano del traficante de migrantes que admitió su culpabilidad ante el juez Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital.

Un enfermo mental

El juez Alfredo Silva Chamorro quien programó  la continuación del juicio para el próximo 31 de marzo  también ordenó que el reo Germán Antonio Fariñas sea llevado al hospital psiquiátrico nacional.

Esto porque en el expediente rola un dictamen médico legal donde se asegura que Germán Fariñas padece de “enfermedad mental permanente que requiere de tratamiento psiquiátrico”.

En el mismo parte médico legal,  se indica que Fariñas debe recibir la asistencia médica de manera periódica  y continúa en las unidades del Ministerio de Salud.

Por estos mismos hechos son acusados Rodolfo Elmira Romero y Katty Pico. El primero de origen cubano y  radicado en Miami, Estado Unidos, según refiere la acusación del Ministerio Público.

Los hechos

El 5 de diciembre del 2016,  los acusados  trasladaron hasta un hostal en Managua llamado Dulce Sueño a 31 migrantes ilegales de origen cubano después que los extranjeros desembarcaron en un sitio conocido como  como Monte Fresco en la costa de Cásares, jurisdicción de Diriamba, Carazo.

Para el ingreso ilegal de los extranjeros, los “coyotes” como se le conoce a los traficantes de migrantes contaron con la participación de lancheros de Cásares y Masachapa de identidad desconocida, según la acusación fiscal.