•  |
  •  |
  • END

Una mujer hizo quedar en ridículo a la justicia, al perdonar a su ex pareja, quien por aparentes celos la golpeó y le lanzó al rostro una blusa en llamas.

Xiomara Gurdián Vílchez es la mujer que envió dos escritos a las autoridades judiciales, desistiendo de la acusación contra su ex marido, Johnny Enrique Morales, a quien acusó de haberle causado lesiones físicas y psicológicas.

La decisión de la tipitapeña fue rechazada por la representante del Ministerio Público, Roberta Bone Castillo, quien pretendió seguir con el juicio, pero el juez Sergio Amador Perezalonzo, la hizo desistir de sus intenciones, al aceptar la petición de la defensora pública Wenddy Álvarez, quien pidió la clausura anticipada del juicio.

“La Fiscalía es la representante de la víctima, pero no es la víctima y por lo tanto no pudo haber sentido más dolor que la víctima”, manifestó el judicial.

El encargado de impartir justicia señaló que ante la decisión de la mujer golpeada de manera salvaje por quien era su pareja, “la Fiscalía no puede hacer milagros”.

El juez Sergio Amador también lamentó que Xiomara Gurdián Vílchez haya hecho perder tiempo y recursos al Poder Judicial, la Policía y la Fiscalía, presentando una acusación de la cual luego desistió.

“En tiempos de crisis económica para este Poder del Estado no se puede andar desperdiciando el tiempo”, criticó el funcionario Judicial.

Lo que sucedió

Según la acusación presentada por el Ministerio Público, en mayo de 2008, Johnny Enrique Morales dio de puñetazos y puntapiés a Xiomara Gurdián, porque supuestamente le “hizo ojitos” a un vecino, provocando la ira del sujeto.

Acto seguido, Morales lanzó contra el suelo el televisor y el abanico, situación que aprovechó la masoquista mujer para refugiarse en una casa vecina, hasta donde llegó el hombre con un filoso machete.

Durante la vista pública donde Morales quedó libre de pena, sólo fue acompañado por un hombre de tez morena, delgado, alto, quien sonreía maliciosamente.

Luego de concluido el juicio de forma anticipada, el hombre antes descrito salió acompañando a Morales como pasajero en la motocicleta que había depositado para responder por una caución económica que le impuso el juez de Audiencias, como medida alterna para que enfrentara el juicio en libertad.