José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA GUINEA
La vida del deportista Silvio Ortiz Rodríguez, de 21 años, habitante de la comunidad Las Torres, 20 kilómetros al sur de Nueva Guinea, terminó cuando le propinaron dos estocadas directas al corazón. Su cuerpo fue abandonado en el cuadro de béisbol de la Colonia El Serrano.

El joven era jugador activo de la Liga Mayor A Campesina, pero por razones desconocidas andaba ingiriendo licor en El Serrano, desde horas tempranas del pasado sábado.

A eso de las ocho de la noche, la señora Vivian Ortiz Miranda caminaba por el cuadro de béisbol cuando tropezó con el cadáver, por lo que de inmediato fue a reportar el hallazgo a las autoridades policiales.

La señora Ortiz Miranda testificó que al ver el cuerpo del joven se acercó para verificar si estaba vivo, y todavía lo sintió caliente, pero no tenía signos.

Las investigaciones revelan que en horas tempranas, Ortiz Rodríguez discutió con un individuo, cuya identidad no ha sido revelada y de quien se presume sea el principal sospechoso.

La misma noche en que ocurrió el crimen, el jefe de la Policía de Nueva Guinea, comisionado Ramón de Jesús Castillo, viajó hasta el lugar de los hechos acompañado del médico forense y peritos policiales para determinar las causas de la muerte de Silvio.

Castillo dijo que el presunto autor, después que terminó con la vida de Silvio, se dio a la fuga. Cuando la patrulla llegó al lugar, el sospechoso ya estaba lejos, por lo que fue imposible su captura y ahora está circulado a nivel nacional. Según el jefe policial, los hechos ocurrieron por efectos del licor.