Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que el Instituto de Medicina Legal determinó que el joven de iniciales B.J.L.G. es menor de edad porque tiene 17 años, el acusador particular Agenor Dolmus presentó un estudio radiológico que revela que el supuesto homicida del teniente coronel Juan Carlos Vallejos tiene 18 años.

El estudio realizado el tres de marzo por la radióloga María Aracelly Pérez, en el Hospital Militar “Alejandro Dávila Bolaños”, revela que el supuesto adolescente apodado “Sasa”, tiene una edad ósea de 18 años, porque los huesos del codo, mano, muñecas, hombros y pelvis presentan características propias de esa edad.

Al respecto, el abogado Carlos Palacios fustigó los resultados de ese estudio diciendo que el mismo es ilegal porque no le pidieron permiso a nadie para practicarlo, pero además señaló que contradice los estudios radiológicos que el Instituto de Medicina Legal le hizo al reo el seis de marzo.

Según el dictamen del Instituto de Medicina Legal, el acusado B.J.L.G tiene una edad biológica compatible con los 17 años, por las características que presentan los huesos del imputado, cuyo pene mide cinco centímetros y además no presenta folículos pilosos (son huecos en forma de saco donde crecen los pelos) en los testículos, aunque sí tiene vello púbico ensortijado.

Además al reo no le han salido las cuatro muelas del juicio que aparecen cuando la persona ha alcanzado la edad adulta a los 18 años.

De nuevo a valoración

El representante legal de la víctima, el abogado Agenor Dolmus, rechazó los resultados de este estudio, por lo que la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, decidió reprogramar la audiencia inicial del proceso para el trece de marzo, para que el Instituto de Medicina Legal tenga tiempo de valorar nuevamente al reo.

Si se confirma la minoría de edad del acusado, la juez de Audiencias tendría que anular todo lo actuado y remitir el caso a un juzgado de menores, a lo que los familiares del piloto muerto se oponen desde ya.

“Sasa” fue acusado por la supuesta coautoría de robo con intimidación agravado en perjuicio de Norman Mendoza y Yorlin García Ruiz, y por la supuesta autoría del homicidio del piloto, quien falleció baleado defendiendo a los que fueron asaltados. El crimen ocurrió el 27 de febrero, cerca de la Ferretería Cuatro.