• |
  • |
  • END

A la una y media de la tarde de ayer, jueves, se rindió ante la muerte la niña Rachel Guadalupe Gutiérrez Toruño, de ocho años.

El deceso de la infante fue confirmado por las autoridades médicas del Hospital “Fernando Vélez Paiz”. Horas antes del desenlace fatal, la pequeña había perdido la visión.

Desde su ingreso a ese centro asistencial los médicos no le dieron posibilidades de sobrevivencia, por la gravedad de las quemaduras de segundo y tercer grados, en el 50 por ciento del cuerpo.

La niña es la segunda víctima fatal del incendio de la madrugada del sábado, en la casa de la familia Gutiérrez Toruño, en el barrio Santa Ana, de Managua. El sábado, ocho horas después del siniestro, murió su mamá, Mercedes Toruño Cáceres, quien con su cuerpo trató de proteger de las llamas a sus dos hijos, Rachel y Antonio Gutiérrez Toruño.

El niño aún convalece en el mismo centro asistencial donde falleció su hermanita, con quemaduras en una pierna, pero está fuera de peligro.

La tarde de ayer, la principal dificultad que enfrentaba la familia era la falta de dinero para cubrir el costo del ataúd, por lo que iban a realizar una colecta entre los vecinos. Las autoridades de la Dirección General de Bomberos concluyeron que la causa del siniestro fue la negligencia, pues habían sobrecargado el sistema eléctrico de la casa.