•  |
  •  |
  • END

Las autoridades de la Estación Tres de Policía sospechan que Ramón Rivas Cubillo, de 41 años, capturado ayer en horas de la tarde, podría ser un violador en serie con un método poco acostumbrado.

En dos casos de abuso sexual, Rivas, quien fue capturado en el barrio El Recreo, utilizó picos de botella para intimidar a sus víctimas, según la información en poder de la Policía.

Las mujeres presuntamente mancilladas por Rivas oscilan entre los 30 y 32 años, indicaron las autoridades, quienes sospechan que el cuarentón está involucrado en otros ultrajes sexuales que todavía no han sido denunciados por las abusadas.

Las dos mujeres que acusaron a Rivas dicen que éste recurrió a la mentira para hacerlas caer y también las abusó en el mismo sitio.

El primer caso aconteció el pasado 26 de febrero, por la tarde, cuando Ramón se presentó a la casa de una dama de un barrio del Distrito Tres, a quien le hizo creer que podría conseguirle un empleo.

La víctima expresó que Rivas, con engaños, la convenció para que lo acompañara de la Plaza “Julio Martínez” hacia el sur, y cuando pasaron por un predio montoso la intimidó con un pico de botella, obligándola a que se introdujera al mismo, donde la abusó.

En el segundo caso de violación donde la víctima también es habitante de un barrio del Distrito Tres, Rivas se valió de su astucia para mentir.

Esta vez el presunto violador dijo a la dama de 32 años que un pariente de ella, que vive cercano al sitio donde mancilló a la primera afectada, le mandaba a llamar.

Una vez que la mujer cayó en la trampa, Rivas supuestamente en un acto de generosidad la acompañó, porque estaba oscureciendo, pero cuando pasaban por el mismo predio baldío procedió a consumar su acto criminal.