•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Hasta el momento, la Policía de Jinotega no ha podido dar con la identidad del sujeto o sujetos que terminaron con la vida de la joven Alba Luz Palacio Velásquez, de 26 años, quien primeramente había sido reportada como desaparecida desde el miércoles de la semana pasada y fue hasta el sábado que fue encontrada muerta en unos  cafetales, cerca de la hacienda La Parranda.

La Policía de Matagalpa y de Jinotega se presentaron al lugar para realizar las investigaciones, debido a que el sitio donde se cometió el asesinato es zona limítrofe de los dos departamentos.

Al final, la Policía de Jinotega se hizo cargo de las investigaciones, pero hasta el momento no han logrado dar con él o los asesinos de la mujer que trabajaba en la hacienda cafetalera Sajonia.

Alba Luz Palacio Velásquez deja a tres niñas en la orfandad, de cuatro, siete y 11 años, respectivamente. Era originaria del departamento de Boaco y tenía más de ocho años de trabajar para la hacienda cafetalera Sajonia, donde se había destacado por ser una persona humilde y después de haberse dejado del padre de sus hijas, de quien se dice trabaja en Managua, no se había buscado otra pareja.

“Ella salió como a las cuatro de la mañana (del miércoles, 19 de abril) para la letrina, pero después ya no volvió, yo le dije a ellos (a una señora) que mi mamá no había regresado de la letrina, entonces la anduvimos buscando y no la encontramos”, señaló una de las hijas de la víctima.

Rosalío Herrera Ruiz, trabajador de la hacienda Sajonia, indicó que desde el día miércoles comenzaron a buscar a la joven, pero fue hasta el día sábado que junto a unos trabajadores de la hacienda La Parranda la encontraron muerta en medio de unos cafetales.

El cuerpo de la mujer presentaba varios machetazos, incluido uno que casi le corta la cabeza, señaló el campesino.

En una humilde ataúd de madera fue sepultada este lunes Alba Luz Palacio Velásquez, en un cementerio de la comarca Aranjuez.

Ella es la cuarta mujer asesinada en este departamento, donde dos de los autores de los femicidios ya están condenados a 30 años de prisión y dos están prófugos de la justicia.