• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Vilma Trujillo, la mujer que murió el 28 de febrero tras ser quemada en un rito religioso, estuvo sometida a una temperatura de 400 grados, dijo hoy un médico forense en la continuación del juicio por el polémico caso.

Ricardo Larios Navarrete, el forense que declaró hoy en el juicio, indicó que Trujillo, de 26 años, estuvo en contacto directo con el fuego a una temperatura de 400 grados.

El perito forense también descartó que Trujillo se haya lanzado al fuego por voluntad propia, porque ella no padecia de trastornos mentales.

En el relato médico salió a relucir que Trujillo fue atada por quienes la lanzaron a la hoguera porque “estaba violenta” y se había armado con un machete.

Según Larios Navarrete, Trujillo había tomado el machete como una acción de sobrevivencia.

Catalina López Trujillo, padre de Vilma Trujillo, la mujer que murió quemada en un ritual. Ernesto García/ENDEl hecho ocurrió el pasado 22 de febrero en la comunidad El Cortezal, en Rosita, Triángulo Minero, Caribe Norte.

Este martes, a la 1:00 p.m. se reinició el juicio contra los acusados: Esneyda Orozco Tellez, Franklin Jarquín y los hermanos Juan y Pedro Rocha Romero.

Juan Gregorio Rocha Romero es el pastor que habría liderado el ritual que costó la vida a Trujillo.

Al ser detenido el 28 de febrero, poco después de que Trujillo muriera en Managua, Rocha Romero afirmó que el diablo lanzó al fuego a la mujer.

Por otro lado, hoy mismo un grupo de mujeres se presentó al complejo judicial donde se efectúa el juicio para exigir castigo contra los procesados.

“No fue revelación, fue el odio del pastor”, decían las mujeres, con megáfono en mano, durante su protesta.

Este caso despertó un gran debate en Nicaragua, debido al argumento de los acusados de que la mujer había aceptado participar en un ritual religioso.

Trujillo, tras ser quemada, fue trasladada a Managua, donde murió el 28 de febrero.

De acuerdo con distintas versiones, Trujillo pasó más de siete horas quemándose.

El pastor Juan Gregorio Rocha Romero, ahora de 23 años, llegó hace dos años a la comunidad donde ocurrió el hecho.

Recuerde el momento en que se relatan lo que ocurrió durante el ritual: