•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un veredicto de culpabilidad en contra de los individuos Henry Antonio Hernández Pérez, de 25 años, y Oscar Enrique Flores, de 24, emitió en horas avanzadas de la tarde de este jueves la jueza de distrito especializada en violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellón, por ser los autores, según la acusación del Ministerio Público, de los delitos de violación y robo agravado en perjuicio de una joven residente en uno de los barrios de la parte noreste de la ciudad de Estelí.

Mientras, Marlon Leonel Hernández García, de 24 años, y primo de Henry Antonio Hernández, fue declarado no culpable por los ilícitos que la Fiscalía le imputó inicialmente.

Tanto los declarados culpables como el beneficiado con el veredicto emitido por la judicial son residentes del mismo barrio donde habita la joven mancillada junto con su madre.

La madre de la joven sostiene que ha sufrido una serie de amenazas de parte de los familiares de los procesados.

“Mi hija y yo presentamos la denuncia  ante la Policía y pedimos una orden de alejamiento”, dijo.

“Los parientes de esos individuos alquilan las casas donde viven, se le hace fácil a la Policía y a los jueces decirles que vayan a rentar a otro lugar”, argumentaron.

Esta tarde se vio un momento de tensión, ya que varios de los parientes de los reos se apostaron frente al portón principal de ingreso a los juzgados y vertían amenazas contra la víctima y sus familiares.

Tanto la fiscal que lleva el caso, la afectada, sus familiares y los dirigentes de organismos de mujeres tuvieron que salir por otro lugar ante la situación.

“Por ningún lado miramos policías, por lo que estuvimos a merced de ellos”, dijo Belky Reyes, coordinadora en Estelí  de la oficina de la Red de Mujeres del Norte Ana Lucila, entidad que ha dado acompañamiento a la muchacha mancillada.