•   Managua y Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un adolescente de 14 años, identificado como Isaac Villalobos, falleció ayer producto de una descarga eléctrica en el barrio Hugo Chávez de la capital, mientras que otro joven que le acompañaba resultó ileso, de acuerdo con las versiones brindadas por los pobladores.

Villalobos retornaba del colegio a eso de las 6:00 p.m. a su casa ubicada en uno de los últimos andenes del barrio, cuando se resbaló e intentó sujetarse del poste ubicado en el andén 26, que en ese momento tenía corriente eléctrica. 

Vecinos indicaron que la muerte del joven fue confirmada por autoridades del hospital Alemán-Nicaragüense, a donde fue trasladado. 

Las primeras versiones indicaban que la descarga fue provocada por un rayo, pero trabajadores de Unión Fenosa, que prefirieron guardar el anonimato, descartaron esta posibilidad e indicaron que el incidente pudo haber sido causado cuando unos cables de electricidad de conexiones ilegales tocaron el poste de aluminio del tendido eléctrico.

Vecinos también manifestaron su indignación ante el hecho y recalcaron en la importancia de retener a los niños en las escuelas cuando haya tormentas para evitar estos incidentes. 

La tormenta también afectó el fluido eléctrico de distintos sectores de la capital y provocó problemas en el tráfico vehicular en las principales vías de la capital.  

Daños por lluvia en Chinandega

En Chinandega, vientos de regular  intensidad sobre una franja de dos kilómetros, causó daños en un barrio e instalaciones aduaneras en El Guasaule, fronterizo con Honduras. 

Personal de Defensa Civil informó que los techos de las agencias aduaneras volaron por los aires ayer por la tarde, mientras que viviendas de un barrio urbano de Somotillo fueron también afectadas.

Los comerciantes y usuarios de la zona aduanera estaban sorprendidos con el inesperado fenómeno que ocurrió al precipitarse el aguacero. Alicia Ayala describió que al menos diez casas fueron parcialmente dañadas y una decena de árboles cayeron al suelo.

El viento fuerte soplo durante 15 minutos, pero no bajó el tendido eléctrico, ni provocó daños a las personas.

En esta región los tornados son amenazas naturales comunes, en marzo uno de estos fenómenos dañó tramos en el Mercado Central de Chichigalpa.