•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un jurado de conciencia declaró culpable del delito de parricidio a una mujer que mató a machetazos a su pareja, en Rancho Grande, Matagalpa, en diciembre pasado.

Tras la decisión, el juez Frank Rodríguez impuso 15 años de prisión a Ana Julia Amaya Soza por matar a machetazos a Marcelino Hurtado, quien era su pareja, el 18 de diciembre del año pasado.

De acuerdo con las investigaciones, la pareja primero sostuvo una discusión. Luego, cuando el hombre dormía, la mujer se armó con un machete y quitó la vida a su pareja.

El matrimonio había procreado a tres hijos.

El crimen ocurrió en la comarca Las Carpas número uno, de las escuela Benjamín Zeledón 150 varas al sur, en el municipio de Rancho Grande, Matagalpa.

Ese 18 de diciembre del año pasado a la cinco de la mañana la acusada protagonizó una discusión con su pareja.

Tras ese episodio, el hombre fue a acostarse y la mujer buscó un machete, con el cual lo atacó mortalmente.

Según el Ministerio Público, las heridas estaban en la cabeza del hombre.

En un primer momento, la mujer se fugó.

En tanto, Hurtado quedó desangrándose en su cama y fue auxiliado por los vecinos, quienes lo trasladaron de emergencia al hospital César Amador Molina, pero por la gravedad del caso fue trasladado al hospital Lenín Fonseca, en Managua, donde falleció el 24 de diciembre.

La Policía Nacional pudo detener a Amaya Soza hasta el 20 de febrero, es decir dos meses después del incidente.

El Ministerio Público la acusó por el delito de parricidio en perjuicio de Marcelino Hurtado.

En Nicaragua la violencia intrafamiliar afecta principalmente a las mujeres y sus hijos.

De hecho, al arrancar el año un hombre mató a su pareja, siendo ese el primer femicidio de este año.

Douglas Antonio Zamora Valle es el culpable de quitar la vida a Yessenia Suyen Montegro Morán y fue condenado a la pena máxima por ese delito.