•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Tras las rejas y en manos del Ministerio Público se encuentra el sujeto Eliezer Galeano Gutiérrez, quien es acusado de matar de tres disparos a Nelson Gutiérrez Sevilla, de 26 años, quien era conocido popularmente como Necho.

El hecho sangriento se registró en la comunidad de las Mercedes, ubicada en la micro Región de Plan de Grana, municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega.

Según la denuncia interpuesta ante la Policía, el ciudadano Alexis Omar Jiménez, de 43 años, dijo que la víctima salió a comprar unas pastillas de cuajar leche, y en el camino se habría encontrado a Galeano Gutiérrez, quien se lo llevó a tomar licor.

Los dos llegaron hasta el sector del malecón, donde se pusieron a tomar licor, y al calor de los tragos armaron una fuerte discusión que terminó cuando Galeano Gutiérrez sacó un revolver y disparó contra Gutiérrez Sevilla, quien recibió tres impactos de bala: uno que le penetró en la espalda, otro a la altura de la cintura y uno más en la pierna derecha, cayendo herido de muerte en el camino.

Vecinos de la zona, al escuchar los disparos, salieron a auxiliar a la víctima, pero todo el esfuerzo fue en vano, ya que Gutiérrez Sevilla estaba muerto cuando llegaron al lugar donde había caído.

El autor del crimen se dio a la fuga, pero fue capturado poco después.

La Policía se hizo presente al lugar para realizar las investigaciones respectivas.

Otro que está tendido en una cama del hospital Victoria Motta, de Jinotega, es el ciudadano Jacinto Raúl López, de 23 años, después de recibir dos machetazos en la cara, propinados por Melvin Elías González Villegas, de 28años, en el campo de beisbol Las Vegas, ubicado en la comunidad el Barro Jinotega.

La denuncia ante las autoridades policiales la interpuso la ciudadana Francisca Jerónima López, de 39 años de edad y madre de la víctima, quien dijo que estaba en su casa cuando le llegaron a avisar que a su hijo lo habían macheteado.

La madre de la víctima dijo a la Policía que tanto su hijo como el autor de las lesiones nunca habían tenido problemas, por lo que todo se da por el exceso de licor, ya que al calor de los tragos discutieron por una jugada de beisbol.