• Ciudad Sandino, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El inicio del juicio contra Isaac Chávez Canales, acusado por el asesinato de su mamá y su padrastro el pasado 18 de febrero en Ciudad Sandino, ha sido reprogramado hoy por tercera vez.

De las cien personas que fueron citadas para integrar el jurado de conciencia que juzgaría al joven, solo se presentó una.

El juicio estaba previsto a iniciar el pasado 28 de marzo, pero fue reprogramado por primera vez porque al acusado no se le había practicado un examen psiquiátrico.

La jueza fijó una segunda fecha para el 25 de mayo. En esa ocasión fueron citadas 100 personas de Ciudad Sandino para integrar el jurado de conciencia, pero nadie se presentó y se fijó el ocho de junio como nueva fecha.

Pero hoy la historia se repitió. De 100 personas que fueron citadas y seleccionadas a través de un sorteo para integrar el jurado de conciencia que juzgará al joven de 18 años, solo se presentó una y por eso fue reprogramado por tercera vez para el próximo 26 de junio.

Para esa fecha serán citadas 250 personas para intentar reunir a seis que se necesitan para juzgar a Isaac Chávez Canales.

Desde su detención el pasado 18 de febrero en el barrio Nueva Vida, de Ciudad Sandino, donde se cometió el crimen, el joven lleva 110 días detenido en la cárcel La Modelo.

Desde el pasado 28 de marzo, fecha para la que se fijó el inicio del juicio por primera vez, el acusado lleva 73 días esperando.

El CRIMEN

Yader Isaac Chávez Canales es procesado por matar a su madre, Heimi Canales Pérez, y a su padrastro, Denis Medina, el 18 de febrero.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, Chávez Canales mató a su madre y padrastro dándoles con un mazo y después los roció con gasolina para quemarlos.

Karla Putoy, abogada defensora del joven, indicó que tiene preparados tres testigos a favor del joven y una valoración psiquiatra.

Mientras tanto, Manuel Reyes Juárez, representante del Ministerio Público, aseguró tener 7 testigos y 27 piezas de convicción, entre ellas el mazo de 33 centímetros de largo y 4 de ancho que el joven de 18 años ocupó para quitarle la vida a su progenitora y a la pareja de esta.