• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un juez de Managua dictó cárcel preventiva a un nicaragüense acusado de explotar sexualmente al menos a 20 menores de edad, procedentes de ocho países, de quienes difundía imágenes por la red Whatsapp.

Argelio Membreño, de 36 años, es el hombre señalado de los delitos de explotación sexual, pornografía y acto sexual con adolescentes, mediante pago.

Las víctimas son 20 menores de edad, entre las edades de 5 y 13 años, originarios de ocho países de distintos continentes, se conoció hoy en los juzgados de Managua.

La acusación agrega que Membreño supuestamente distribuía por Whatsapp las imágenes de niños y niñas, algunas veces estaban desnudos.

También habría imágenes de adolescentes sosteniendo relaciones sexuales en un automóvil.

Por los hechos antes referidos, el juez Tercero Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar, dictó prisión preventiva para Membreño y programó una audiencia inicial para el próximo 16 de junio.

Membreño es nicaragüense, originario de la comarca Los Membreños, en Managua.

El abogado defensor de Membreño, Raúl Solórzano Solís, sostuvo que los menores de edad no son nicaragüenses, por lo que afirmó que el juez no tiene competencia en el caso.

“Es una acusacióin imprecisa y los niños no son de Nicaragua. El juez no tendría competencia para conocer el caso”, mantuvo Solórzano Solís, abogado defensor de Membreño.

A Membreño se le vinculó esta mañana con una una red internacional de explotación sexual.

Al parecer, la investigación llega hasta España y la Interpol estaría efectuando un rastreo a fondo en varios países.

La investigación de este caso comenzó el 25 de noviembre en Nicaragua, cuando la Interpol alertó de la existencia de una red de explotación sexual a nivel internacional.

El mes pasado se conoció que en España existía una red de explotación sexual en la cual había víctimas y victimarios de origen nicaragüense.

En ese momento se supo que los dirigentes de la red criminal obligaban a las mujeres a abortar.

La red Whatsapp ha sido utilizada en distintos países para promover pornografía y varios grupos crminales han sido desarticulados.