•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un niño de tres años, originario de Chinandega, murió ayer luego de sufir la descarga eléctrica de un rayo, informó hoy la vicepresidenta Rosario Murillo.

Justin Espinoza, de 3 años, es la víctima mortal.

El menor, dijo Murillo, estaba en su casa jugando cerca de un televisor cuando cayó un rayo y la corriente lo golpeó de forma fulminante.

Espinoza era de una comarca llamada San Francisco del Norte, en Chinandega.

En lo que va del año, el niño Espinoza es la séptima víctima mortal de los rayos en Nicaragua.

La anterior víctima de los rayos fue Henry José Chavarría García, de 24 años, quien murió el 8 de junio al sufrir el impacto de un rayo cuando pastoreaba un ganado en la Finca San Pedro, en la comarca Guanacastillo, municipio de Nindirí, Masaya.

De hecho, en las últimas dos semanas son tres las personas que han muerto a causa de los rayos.

En Murra, Nueva Segovia, el 7 de junio, falleció un güirisero o buscador artesanal de oro. Joel Mejía Galeano era el nombre de la víctima mortal.

En tanto, en Chinandega, donde ayer murió el pequeño Justin Espinoza, es una zona que ha sido afectada por las rayerías.

Entre 2014 y mayo de 2016 los rayos quitaron la vida a siete personas, de acuerdo con registros oficiales.

Entrevistado en aquel momento sobre esa situación, el médico forense de Chinandega, Róger Pereira Umaña, describió que una descarga eléctrica obra en el cuerpo humano de dos maneras: por la onda explosiva del impacto o por la potencia de la descarga.

Agregó que cualquiera de las dos formas provoca una muerte instantánea.

“Quemaduras en el cuerpo, destrucción de órganos internos y lesiones externas de la piel”, es lo que genera el impacto de un rayo, señaló el especialista.

Pereira dijo que hay objetos que atraen la electricidad, como portar una cadena o los árboles de gran altura.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus