• Matagalpa |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un pastor evangélico que lleva 17 años al frente de la Iglesia Apostólica de la comunidad Las Palomas, en el municipio de Sébaco, está siendo acusado por los delitos de asesinato y exposición de personas al peligro, por su supuesta participación en un hecho registrado el 26 de junio de 2014.

Pedro Huerta Arellano es el nombre le pastor evangélico que, según la acusación del Ministerio Público, ese día participó junto a dos hombres más en un tiroteo contra una vivienda en el que resultó muerto José Santos Hernández Pastrán.

La relación de hechos presentada por la Fiscalía refiere que a las cinco de la tarde del 26 de junio de 2014, Huerta Arellano, junto a Félix Pedro Torres Urrutia y Jacinto Matamoros Treminio—el primero armado de un fusil AK y los dos últimos de pistolas—se apostaron en una loma ubicada a unos 64 metros de la casa Viviano Hernández Centeno y desde ahí les gritaban que se salieran porque los iban a matar y acto seguido comenzaron a disparar.

En la casa, además de Viviano, se encontraban José Santos Hernández Pastrán y Juan Francisco y Harvin Iván Hernández.

La acusación señala que una bala de fusil Ak que portada Huerta Arellano traspasó un lado de la casa construido por láminas de zinc y penetró en el pecho José Santos Hernández Pastrán, quien murió de forma instantánea.

Poniendo a Dios como testigo, el acusado dijo que es inocente y que el día y a la hora en que ocurrieron los hechos él estaba en la iglesia oficiando un culto. “Mi inocencia Dios la conoce y sabe que yo ahí no tengo nada que ver, soy inocente”, señaló Pedro Huerta Arellano, quien enfrenta el juicio en prisión.