•   Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cuatro hombres acusados de estafar en Nueva Segovia con un falso juego de futbolín, están arrestados y ahora varias de las víctimas, algunas de las cuales gastaron más de 4,500 córdobas, exigen su dinero.

"Hombré, uno como pobre (juega futbolín) y al ver que uno mete 4 mil córdobas y (puede) ganar más...", relata Pedro Arróliga Moreno la manera en que fue seducido por los supuestos estafadores.

Como Arróliga Moreno, muchos hicieron fila para entrar al juego de futbolín que 4 avispados sujetos tenían en el interior del mercado histórico de la ciudad de Ocotal, en Nueva Segovia.

Un sujeto alto y chele era el encargado de captar ingenuos en la calle, relatan las víctimas.

"¿Ya le dijeron de la promoción? Venga, venga a ganar dinero fácil", seducía el desconocido y hasta tomaba del brazo al "cliente" para llevarlo a la mesa de futbolín.

En la "madriguera" ya habían otras personas tirando maules o canicas a unas cajitas, donde cada acierto era marcado como un gol.

Y con 50 goles los supuestos estafadores prometían entregar un premio de 60 mil córdobas. Algunas personas, que eran parte del grupo de estafadores, "recibían" el premio gordo para que los recién llegados se convencieran de la fabulosa lotería.

Gastaban y nunca llegó el grande

"Ofrecen premios grandes, pero uno puede invertir una buena cantidad de dinero y nunca llega", contó Elvin Gutiérrez López, quien se gastó 3,500 córdobas, hasta quedar con sus bolsillos volteados.

Explicó que la primera apuesta es de 100 córdobas y devuelven 200, después le doblaban a 400. Reconoce que era una manera de alimentar la ambición.

"Yo no iba a jugar. Solamente iba a hacer unas compras y resulta que no compré nada porque ya estaba bien metido en eso. Y cuando menos acuerdo ya no tenía nada", lamentó Gutiérrez López.

En la calle identificaban a las personas que anduvieran las carteras llenas para "seducirlas" y meterlas en el ambicioso juego de azar.

Algo tenían para no alcanzar el mayor

En dos días, Víctor Manuel Marín Paguaga vio perder de sus bolsillos 4,600 córdobas, aferrado a llevarse el premio mayor, el cual nunca llegó.

Arróliga Moreno llegó a meter los 49 goles, pero tratando de meter el último, se gastó todo lo del bolsillo.

Y a manera de consuelo "me dijeron que regresara dentro de 15 días para que metiera el gol 50", relató.

Fue hasta que vieron la presencia policial el domingo último en el juego de azar que varios de los apostadores se enteraron de haber sido estafados.

Ahora se han acercado a la estación policial a interponer la denuncia contra el cuarteto detenido con la esperanza de recuperar el dinero perdido. El problema es que los supuestos malhechores no entregaban un recibo.