•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El hallazgo de una bolsa negra que cubría un tarro de leche, que en su interior contenía una culebra con fotografías de una joven movilizó a la Policía hasta el cementerio de Las Sierritas de Santo Domingo al suroeste de Managua. 

Familiares de Karla Patricia Estrada Rostrán, cuyo cadáver fue encontrado el pasado 17 de agosto en un predio baldío de Las Colinas, pensaban que el hallazgo se trataba del cráneo de la joven, pero la policía confirmó lo contrario.

El tarro fue abierto por agentes policiales en presencia de familiares y amigos de Karla Estrada  Rostrán, cuyo crimen es atribuido a su expareja, Ariel Francisco Mercado López.                       

Karla Rayo, vecina de la mujer asesinada dijo que seguirán buscando en todo el campo, hasta encontrar el cráneo de la víctima. 

Al menos 20 personas, entre familiares y amigos de Estrada, y cinco agentes del Distrito V de la Policía buscaban ayer la cabeza de la fallecida en el predio baldío donde fue encontrado el cadáver. 

La hija mayor de la pareja relató que el último día que vio a su madre, el 10 de agosto pasado, su padre la amenazó de muerte. Le dijo que “habría un muerto” si se enteraba que continuaba con la relación que tuvo mientras ambos estuvieron separados.  

“Veníamos caminando cuando él le dijo que iba hacer eso”, recordó la joven. Después los dos se fueron al barrio 30 de Mayo, donde habitaban. 

Dominga Estrada, tía de la víctima, recuerda que ese día su sobrina le pidió comida, pero su pareja no la dejó comer en la casa. “Parecía estar con odio, con ganas de hacer algo, ya de por sí era violento”, dijo, tras agregar que al menos entre ocasiones lo denunció. 

Los familiares relataron que ambos solían cortar la relación debido a la agresividad de Mercado. La última vez que estuvieron separados fue por más de tres meses. 

Durante ese tiempo ella trabajó en un residencial como asistenta del hogar y conoció a un hombre, con quien salió durante dos meses. 

Dos de las tres hijas, afirmaron, su padre solía enojarse y castigarlas por todo, y que cuando su madre las defendía él la agredía.