•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un mes de prisión preventiva deberán descontar dos de los cinco miembros de la banda delictiva denominada 24/7, incluido el Khadafi de Nicaragua, a quienes la Fiscalía les atribuye seis robos agravados y dos homicidios frustrados en hechos diferentes.

En la acusación radicada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, la Fiscalía formula cargos por robo agravado y homicidio frustrado contra Luis Khadafi González, Héctor Hernández Arce y Luis Lacayo Moreno.

Luis Kdahafi y Héctor Hernández, procesados por robos agravados y homicidios frustrados. Ernesto García/ENDLos tres hechos delictivos acontecieron entre el 6 de agosto del 2016 y el 19 de octubre del  mismo año cuando fueron capturados de manera infraganti por agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía, refiere el escrito acusatorio.

De los tres hechos delictivos, el más sangriento aconteció la tarde del 14 de agosto del año 2016.

En esa fecha los tres acusados despojaron de sus pertenencias a tres usuarios del transporte urbano colectivo que esperaban un bus en el costado oeste del colegio Douglas Sequeira, en la Colonia Primero de Mayo, en Managua.

En ese hecho delictivo los acusados hirieron de bala en el cuello a Byron Ezequiel Espinoza y a Adalys Izayana Jarquín, quienes se resistieron al robo de sus respectivas mochilas y el dinero que portaban.

Khadafi era el jefe

En la acusación presentada por la fiscal auxiliar, Fabiola Mercedes Mendoza, se explica que Luis Khadafi González era el cabecilla de la agrupación delictiva 24/7 y quien tenía como función proveer de las armas que utilizaban en los atracos, así como participar en esos delitos.

El segundo al mando era Luis Lacayo Moreno, para quien el juez, Henry Morales, ordenó su captura después de haberlo declarado rebelde por no haberse presentado a la audiencia inicial con características de preliminar.

El juicio para González y Lacayo quedó programado para el próximo 29 de septiembre.

Los otros dos miembros del grupo delictivo eran Néstor y José Hernández Arce, hermanos de Héctor.

Los dos primeros ya purgan condena por otros ilícitos.