•  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
Un pavoroso incendio, ocurrido la mañana de este viernes en el barrio “William Fonseca”, de la ciudad de Estelí, dejó en escombros seis humildes viviendas y tres inmuebles más resultaron con afectaciones parciales.

La presencia oportuna de los miembros de la Dirección General de Bomberos y del Benemérito Cuerpo de Bomberos evitó que las llamas consumieran mayor número de casas, ya que todas están construidas con madera de pino, que arde con facilidad.

En el lugar se vieron escenas desoladoras. Los niños, quienes en su mayoría quedaban solos en sus viviendas mientras sus padres trabajan, lloraban desconsolados y corrían por doquier espantados ante las llamas.

La Policía se presentó al sitio convertido en un infierno, para brindar seguridad y evitar actos de pillaje de lo poco que logró salvarse de las llamas, como ropa que estaba tendida en cordeles en los patios, recién lavada.

Los oficiales, junto a los bomberos y socorristas de la Cruz Roja, auxiliaron a niños y ancianos que resultaron afectados por las llamas virulentas que se podían observar desde el centro de la ciudad, pese a que el lugar del siniestro está ubicado a por lo menos tres kilómetros de distancia.

El voraz incendio dejó en la intemperie a más de treinta personas que habitaban esos inmuebles, y hay quienes sólo quedaron con la ropa que andaban puesta.

El subcomandante José Ramón Montano, jefe de la Dirección General de Bomberos, quien se movilizó hasta el lugar junto con el oficial Armando Huete, jefe de sector de la Policía, dijo que de acuerdo con las investigaciones preliminares, todo evidencia que el pavoroso incendio tuvo un origen por llama abierta, pero que las causas todavía las investigan junto con peritos policiales.

Olga Piedad Talavera Acuña, cuya casa quedó destruida por el fuego, dijo que en el momento que ocurrió la desgracia no se encontraba y que a ella le llamaron por teléfono sus vecinos. Cuando llegó al inmueble la mayor parte de éste ya habia sido consumida por el fuego, por lo que ahora, las siete personas que la habitaban están a la intemperie.

Los vecinos afirman que unos niños en una parte baja del asentamiento estaban jugando con fósforos y uno de ellos encendió un cerillo y eso pudo provocar el incendio. Las llamas se avivaron con el viento que soplaba fuerte, lo que propició que más casas fueran alcanzadas.

Talavera llamó al gobierno central para que les apoyen al igual que lo hizo la diputada parlacénica Albertina Urbina, porque están pasando un situación triste. “Necesitamos sobre todo comida, porque se nos quemaron hasta los platos en que les servíamos la comida a los niños”, acotó.

Mientras que el capitán Tayrom Rugama López, encargado de atender las emergencias por parte del benemérito cuerpo de bomberos, dijo que la mayoría de las damas que viven en esas casas se dedican a laborar como domésticas y sus maridos venden verduras en carretones, por lo que su situación económica es difícil.

La casa donde inició el incendio dijo pertenece a la señora Wendy María Fuentes, quien a la hora de la desgracia andaba trabajando y su esposo habia salido a vender verduras. En la vivienda sólo quedaron dos niños, uno de cinco y otro de seis, y aparentemente junto con otros jugaban con una caja de fósforos, lo que dio inicio al fuego.