•  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
La imprudencia y la temeridad propias de la juventud le dejarán una costosa lección a Walter Vega Vargas, de 22 años, conductor de una camioneta que destrozó un inmueble ubicado en el barrio “José Santos Zelaya”, de esta ciudad.

La camioneta gris, placas ES 10478, era conducida, según la Policía, a exceso de velocidad por Vega, quien se hacía acompañar de una jovencita de 18 años. Ambos resultaron con golpes severos en todo el cuerpo.

Luego de recibir un llamado de auxilio de parte de vecinos del lugar, oficiales de la Policía y una fuerza operativa de los bomberos profesionales se presentaron al lugar para sacar de la cabina del vehículo a ambos jóvenes. La casa desbaratada por la camioneta es propiedad de Jacinto Andrés Mendoza, que para suerte de él y de su familia no estaban en el inmueble, el cual utilizaban como un pequeño taller y para vender repuestos de bicicletas y motocicletas.

Vecinos del lugar dijeron que el muchacho que conducía la camioneta circulaba en estado de ebriedad y que por ello, en vez de continuar sobre la vía, se salió de la misma para no caer en un precipicio sobre el cual está construido un puente.

Pero Vega rechazó tal versión y sostuvo que una furgoneta le invadió su carril y no le permitió seguir la marcha, y por ello, para no impactar frontalmente ni irse al vacío, decidió desviarse de la carretera. La Policía, sin embargo, continúa realizando las investigaciones a fin de deslindar responsabilidades.

Los dos ocupantes de la camioneta que resultaron con golpes y politraumatismo fueron trasladados en una unidad especial de rescate y salvamento de la Dirección General de Bomberos de esta ciudad. El joven Vega Vargas deberá pagar los destrozos que provocó.