•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La mañana de este jueves, se presentó en los Juzgados de Managua la acusación en contra de Juan Gabriel Fuentes Hernández, Luis Zelaya Ortega y Emerson Salinas González, este último jugador y entrenador de fútbol, miembros de la banda, Los Chapeadores.

Los tres acusados enfrentan cargos por robo agravado en las modalidades de robo con fuerza, violencia e intimidación.

Al grupo conocido como Los Chapeadores, también les imputan los delitos de tentativa de homicidio, portación ilegal de armas y crimen organizado. A los tres acusados se les atribuyen al menos 8 robos.

La acusación también va dirigida contra otros cinco acusados quienes aún no han sido capturados.                       

El jefe del grupo es Juan Gabriel Fuentes, alias " El Chino" y Luis Zelaya Ortega, apodado "El Dragón".   

Este grupo robaba en viviendas y vehículos en parqueos de negocios ubicados en los distritos 5 y 6.

El juez suplente Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Félix Salmerón ha dictado prisión preventiva Juan Gabriel Fuentes Hernández, Luis Zelaya Ortega y Emerson Salinas González, este último jugador y entrenador de fútbol.                       

En la misma resolución el judicial ha ordenado la detención de otros cinco sospechosos de ser parte sospechoso del grupo delictivo.                       

Además el juez ha decretado la tramitación compleja del proceso, es decir que se duplican los plazos del proceso y esa es la razón legal por la cual audiencia inicial ha sido programada para el próximo 20 de octubre.

La Dirección de Auxilio Judicial,(DAJ), de Managua, informó el pasado lunes que logró esclarecer cuatro casos de robos en viviendas y chapeos de vehículos, entre ellos el caso de un  video que se viralizó a través de las redes sociales, el cual sirvió para capturar a estas tres personas. 

El comisionado mayor, Luis Pérez, jefe de la DAJ, de Managua, informó el pasado lunes de manera preliminar que aún están siete personas sin detener y que las investigaciones continúan. 

 “El modo de operar de estas personas era rentar vehículos en las casas comerciales que prestan este servicio y al mismo tiempo se acercan a lugares donde hay parqueos, en los que la población dejan a resguardo de los vigilantes o simplemente solos –sus carros-, y utilizando instrumentos para violentar las puertas saquean los objetos que estaban en el interior”, dijo el comisionado mayor Pérez.

Las autoridades policiales continúan con las investigaciones para dar con el paradero de los otros elementos que no han sido capturados.