Francisco Mendoza S.
  • |
  • |
  • END

MATAGALPA

Un joven de 16 años falleció al recibir varios impactos de fusiles Ak en la pierna y mano izquierda, los que fueron disparados por una patrulla del Ejército de Nicaragua, luego que la víctima saltó por la ventana de una vivienda y salió corriendo junto a otro ciudadano.

Otoniel Aráuz Rayo se llamaba el adolescente que habitaba con sus padres en el sector de La Castilla, municipio de Rancho Grande, quien según las investigaciones realizadas, al ver a los miembros del Ejército salió corriendo, ya que era una persona nerviosa ante la presencia de militares debido a los múltiples asaltos que se han registrado en la zona, según la versión de su padre, Guillermo Aráuz Chavarría a la Policía y al jefe del VI comando Militar del Ejército de Nicaragua, coronel Ricardo Sánchez.

Versión del padre.

El padre de la víctima, quien dijo desconocer las motivaciones de los soldados para haber disparado contra su hijo y que por tal razón pide una investigación del caso, aseguró que un amigo de su hijo le pidió que lo acompañara al centro de Salud, porque había una persona muerta, por lo que él acudió y hasta que llegó al lugar se dio cuenta de que el fallecido era su hijo.

Al investigar de qué había muerto, se enteró que tenía varios impactos de bala en una pierna y en un brazo. El adolorido padre espera que se realicen las investigaciones respectivas para esclarecer este hecho de sangre.

Se conoció que la patrulla iba compuesta por los soldados Daniel Martínez Flores, Asunción Lemus y Oscar Danilo Siles Soza, los que iban bajo el mando del capitán Roberto José Ticay Morales.

Estos iban a bordo de una camioneta Mazda, con placa del Ejército de Nicaragua, y donde también viajaba el teniente coronel Arturo Rivera, segundo jefe del batallón de infantería del VI Comando Regional Militar.

Los militares aseguran que observaron que en una casa de madera cerraron las puertas y un ciudadano se lanzó por una ventana y salió corriendo por una quebrada, por lo que pensando que era un ladrón le dieron persecución realizándole varios disparos preventivos para que se detuviera, pero al no hacerlo le dispararon a las piernas. A joven luego lo encontraron herido en un barranco.

Los militares aseguraron que trasladaron al centro de salud de la localidad para que recibiera atención médica, pero falleció antes de llegar al centro asistencial. El cadáver fue trasladado a Medicina Legal, para los exámenes correspondientes.

Persiguen dos bandas

Por su parte, el coronel Ricardo Sánchez, jefe del VI Comando Regional Militar del Ejército de Nicaragua, señaló que tropas se encuentran realizando un operativo en la zona donde se movilizan dos focos delictivos, la banda de “Los Jarquines” y la que jefea el sujeto apodado “Peligro”, las que han hecho una serie de robos y asesinatos en la zona, por lo que el segundo jefe del primer batallón de infantería se encontraba en la zona para coordinar las operaciones.

El jefe militar aseguró que los miembros de la patrulla, al observar movimientos extraños, cerrar una puerta de una casa y a dos sujetos salir corriendo después de saltar por una ventana, pensaron que se trataba de los ladrones, por lo que le dieron persecución y realizaron disparos preventivos, pero al no detenerse se vieron obligados a disparar a las piernas, logrando herir a uno de los que se corrían, mientras el otro escapó.

El coronel Sánchez señaló que también hubo disparos en contra de la patrulla, por lo que vino a poner en alerta a los militares que perseguían a dos sospechosos hasta ese momento.

“Yo hablé la mañana de hoy con el padre de la víctima y le expliqué porqué se dio la situación. Le dije que el Ejército está operando a dos bandas de antisociales y que al ver estos movimientos sospechosos, las tropas tuvieron que actuar, pero no es que el Ejército ande matando gente, fue una situación que se presentó, por lo que el padre del muchacho me dijo que su hijo era nervioso y que eso provocó que saliera corriendo”, aseguró el jefe del VI Comando Regional Militar.