•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares y amigos, le dieron el último adiós al joven Jefrey Sebastián Narváez, quien falleció junto con un amigo, ahogados en una quebrada, ubicada en el barrio Walter Pavón de la ciudad de Diriamba, Carazo.

El funeral se llevó a acabo a las diez y media de la mañana de este domingo, mientras que el de la otra víctima, Bayardo Emilio Baltodano López, se realizará a las tres de la tarde de hoy.

Tania Tenorio Pilarte, amiga de los dos jóvenes, dijo entre sollozos que recordará a sus amigos con mucho cariño.

"Jefrey era bien bromista, alegre y nunca le faltó el respeto a nadie, estudió conmigo, era un chavalo sano, pero le pasó esta tragedia, al ver que su amigo se estaba ahogando él se tiró a salvarlo, pero no pudo y se ahogó", expresó Pilarte.

La madre de Jefrey Sebastián Narváez, en medio de gritos desgarradores, pedía a Dios fuerzas para poder soportar la pérdida de su hijo.

Por otro parte Celia Rosa López Quintero, madre de Bayardo Emilio Baltodano López, quien también falleció por sumersión, indicó que su hijo se había puesto rebelde y que lastimosamente se había metido al mundo de las drogas.

"Era mi único hijo, yo trabajaba en Managua y venía una vez cada quince días, lo hacía para darle todo lo mejor a él, pero nunca me escuchó, yo lo aconsejaba bastante, pero nunca me hizo caso y ahora pues todo terminó a como nunca me lo imaginé", expresó López.

La madre del joven también manifestó que recordará a su hijo con todas las cosas buenas que tenía, debido a que “una madre nunca quiere decir lo malo que hacen de sus hijos”.