•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre, de profesión carpintero, quedó hoy en prisión preventiva y enfrentará un juicio por el supuesto abuso y violación de su propia hija.

El procesado habita en un barrio del Distrito Uno de la capital y la Fiscalía le imputa cinco violaciones y un abuso sexual en perjuicio de su hija biológica, en el transcurso de los dos últimos años.

Las seis agresiones sexuales (cinco violaciones agravadas y un abuso sexual) contra la menor de edad acontecieron entre los años 2015 - 2017, según la acusación radicada en el Juzgado Tercero Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital.

Además de las cinco violaciones, el Ministerio Público también le imputa al carpintero los delitos de abuso sexual y lesiones sicológicas en perjuicio de la adolescente.

Este último ilícito está documentado con un dictamen de psicología forense.

Bajo amenaza

En el escrito acusatorio presentado por el fiscal auxiliar, Roberto Fúnez, se explica que el presunto violador comenzó a ultrajar sexualmente a su hija cuando ella tenía 14 años, en febrero del 2015, y concluyeron en octubre del 2017.

Las violaciones sexuales acontecían cada vez que el acusado y la víctima quedaban solos en la casa, mientras la mamá de la menor salía con el menor de sus hijos, según la acusación fiscal.

El hombre, para ocultar su delito, le decía a la víctima que si ella lo delataba, nadie lo creería “porque tu mamá está enamorada de mí".

La acusación detalles que el hombre llevaba a la menor por la fuerza al cuarto donde la violaba.

Los graves delitos por los cuales el carpintero quedó en prisión preventiva este lunes fueron denunciados ante las autoridades del Distrito Uno de la Policía por la abuela materna de la menor agredida sexualmente.

El juez Tercero Distrito Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar, quien aceptó la acusación presentada por el Ministerio Público, le dictó prisión preventiva al carpintero y programó audiencia inicial para el próximo 24 de octubre.