•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un día después de que un padre fue acusado de violar cinco veces a su hija entre los años 2015-2017, el tío paterno de otra niña, que tenía 10 años para el abril del 2009, se declaró hoy culpable del delito de violación agravada en perjuicio de su sobrina.

El reo confeso de iniciales U.D.R.C, de 34 años, admitió su culpabilidad ante una jueza de juicio de la capital, en la primera audiencia del juicio celebrada a puerta cerrada.

“Me declaro culpable de lo que hice”, afirmó el sujeto ante la jueza Fátima Rosales.

El reo confeso habita en una comarca ubicada al oeste de Managua.

Acreditada tres violaciones

En la acusación de la que se hizo responsable U.D.R.C. se asegura que entre el 25 abril del 2009 y el 5 de agosto del mismo año, la víctima -quien ahora tiene 18 años- fue violada tres veces.

En la primera agresión sexual, el reo ató de pies y manos a la víctima, además de ponerle un trapo en la boca para que si la entonces niña de 10 años gritaba, nadie la escuchara.

Las otras dos violaciones acontecieron el 7 de mayo del 2009 y el 5 de agosto de ese mismo año, según el escrito acusatorio del Ministerio Público.

Daño psíquico

Un dictamen de psicología forense que rola en el expediente judicial, revela que como consecuencia de las violaciones la víctima sufrió daño psíquico relacionado con los hechos vividos.

La afectación en la salud psíquica de la víctima se refleja en un cuadro de ansiedad, tristeza y llanto fácil, según el parte médico legal.

Aunque en la acusación solo se acreditan las tres violaciones acontecidas en las fechas antes mencionadas, la víctima en su momento narró a quienes hicieron la investigación que la agresiones sexuales se repitieron en los años 2010, 2011 y 2012.