•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una joven que apareció muerta ayer en la playa de Casares, fue estrangulada, reveló hoy la familia de la difunta, al dar a conocer el dictamen del Instituto de Medicina Legal (IML).

Ana Carolina Granera García, de 18 años de edad, fue encontrada muerta este domingo frente a la costa de la quinta "Costa del Sol", ubicada en Casares, Diriamba.

En un primer momento se dijo que la joven había muerto ahogada, pero hoy se ha dicho que en realidad la estrangularon.

Uno de los documentos emitidos por el Instituto de Medicina Legal reza que la joven fue estrangulada a mano, por lo que sufrió hemorragia cerebral más anoxia (falta o disminución de oxígeno) y trauma craneoencefálico más asfixia.

Según refiere Sarah García, hermana mayor de la víctima, la joven salió de su casa de habitación el sábado a eso de la siete de la mañana y se dirigía hacia el Instituto Manuel Hernández, de Jinotepe, donde cursaba el quinto año de secundaria.

El dictamen del Instituto de Medicina Forense por el caso de Ana Carolina Granera García. Tania Narváez/END"Fue algo raro, ella estaba como que no quería ir a clases, salió normal, sólo llevaba su mochila y sus cuadernos, pero antes de irse ella volvió a ver hacia atrás a mi mamá, entonces mi mamá dijo que la miraba rara, como que algo le pasaba, pero nosotros no le conocíamos novio, era una muchacha bien sencilla", indicó García.

"Pero mi mamá, cuando reconoció el cuerpo, dijo que no creía en lo que el médico forense había dicho, entonces tomaron la decisión de enviar el cuerpo a medicina legal", agregó García.

Además, añadió que la subdirectora del Instituto les informó que la joven no se presentó el sábado a la defensa de su monografía, al igual que tres compañeros de ella.

La familia de la joven la había reportado como desaparecida desde el sábado.

Martha Lorena García Rojas, madre de Granera García, expresó que en medicina legal le explicaron paso a paso todo lo que le hicieron a su hija y que no había fallecido por sumersión, a como lo había dicho el médico forense, Sergio Cano.

"A mi hija me la mataron, me la estrangularon, ella está bien golpeada, nosotros no vamos a descansar hasta dar con los asesinos de ella, esto no puede quedar impune, pues era una niña que de su escuela venía a su casa, ella salía de clases a las cuatro y media de la tarde todos los sábados y a las cinco ya estaba en la casa, sólo escucho decir que un grupo como de ocho personas andaban con ella bañándose en el mar", dijo entre lágrimas García Rojas.

Por el caso, hasta el momento, no hay ningún detenido.

Los familiares de la joven piden se esclarezca el caso y que aparezcan las pertenencias de Granera García, como son su mochila, zapatos y útiles escolares.